Anuncio
Share

La OEA como última opción para evitar deportación de inmigrante mexicano

La abogada del indocumentado mexicano Manuel Román, padre de dos niñas ciudadanas, pidió hoy la intervención de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para evitar la deportación de su cliente programada para mañana. En la foto, familias en Chicago luchan para evitar la deportación. Foto cortesía de OCAD.

La abogada del indocumentado mexicano Manuel Román, padre de dos niñas ciudadanas, pidió hoy la intervención de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para evitar la deportación de su cliente programada para mañana. En la foto, familias en Chicago luchan para evitar la deportación. Foto cortesía de OCAD.

La abogada del indocumentado mexicano Manuel Román, padre de dos niñas ciudadanas, pidió hoy la intervención de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para evitar la deportación de su cliente programada para mañana.

Después de fracasar los pedidos para que Inmigración le aplique la discreción procesal, la abogada Mony Ruiz-Velazco presentó un pedido ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington, donde señala que los derechos humanos de su cliente y su familia habrían sido violados.

El escrito señala que la deportación provocará “peligro inmediato y daño irreparable” a la familia Román, en particular a sus hijas ciudadanas, de uno y cuatro años de edad.

“Buscamos la protección de la comisión en nombre de Manuel porque está atrapado en un sistema donde no hay transparencia”, declaró la abogada en un comunicado.

“Su deportación viola estándares internacionales de derechos humanos y las políticas de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE)”, agregó.

El pedido señala además que si el gobierno de México colabora con ICE en la deportación, sería “cómplice en las violaciones de Estados Unidos a la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, y de la Convención Americana de Derechos Humanos”.

Román, recluido desde hace un año en Dodge County, Wisconsin, podría ser trasladado mañana martes a un centro de detención de Inmigración cerca de Chicago, Illinois, para ser transportado por avión a Nuevo México, desde donde sería deportado.

Según la abogada, su cliente ha vivido indocumentado en este país desde los 16 años y aunque tiene el antecedente de un delito menor, no debería ser considerado prioridad para deportación y le correspondería la Acción Diferida para padres de hijos ciudadanos (DAPA) estancada en las cortes.

Ruiz-Velazco confía en que la solicitud a la corte interamericana deje en suspenso la orden de deportación mientras se revisa el caso y se decide sobre el pedido.


Anuncio