Anuncio
Share

Activistas prometen castigar a los republicanos por bloqueo de DAPA y DACA

Varias asociaciones que defienden los derechos de los inmigrantes prometieron que esa comunidad castigará en las urnas a los republicanos en noviembre, después de que gobernadores de ese partido hayan logrado bloquear el alivio migratorio del presidente, Barack Obama.

“La lucha continúa, no nos damos por vencidos, ayer lloramos y hoy luchamos, porque para nosotros esto es personal, le haremos rendir cuenta a los políticos republicanos, nunca olvidaremos lo lejos que llegaron para separar a las familias”, dijo Kica Matos, directora de Derechos Inmigratorios en la organización Center for Community Change.

“Ahora vamos a elegir líderes locales, estatales, de Presidencia, que estén a favor de una reforma migratoria justa con un camino a la ciudadanía, es muy importante que salgamos a votar en noviembre”, agregó.

Los ocho jueces del Tribunal Supremo empataron este jueves en su decisión sobre las medidas migratorias de Obama, con lo que dejaron en el limbo a casi cinco millones de inmigrantes indocumentados.

“Sabemos quiénes son los culpables de esta situación y es el Partido Republicano, el que decidió iniciar el bloqueo legal a las medidas, vamos a llevar a nuestros familiares y vecinos a las urnas para castigar a los culpables”, afirmó Cristina Jiménez, cofundadora de la organización de jóvenes “United we dream”.

En noviembre de 2014, ante la imposibilidad de aprobar una reforma migratoria en el Congreso, Obama proclamó por decreto unas medidas destinados a frenar la deportación de casi cinco millones de indocumentados, que podrían haber obtenido de manera temporal un permiso de trabajo y una licencia de conducir.

Una coalición de 26 estados, liderados por Texas y en su mayoría con gobernadores republicanos, consiguió que un juez bloqueara las medidas migratorias en febrero, tras lo cual la Casa Blanca interpuso sucesivos recursos hasta llegar a la máxima instancia judicial del país.

“La Corte no es la única culpable, no hemos olvidado quién ha bloqueado la posibilidad de estos alivios temporales, vamos a silenciar con nuestro voto a los líderes republicanos extremistas”, manifestó Rocío Saenz, vicepresidente ejecutiva de SEIU (Services Employees International Union).

“Urgimos al Departamento de Justicia a que pida otra audiencia para cuando tengamos nueve jueces, en la que podamos lograr una victoria. Salgamos a votar para elegir un presidente o presidenta que esté a favor de la comunidad”, apuntó Marielena Hincapié, directora ejecutiva del National Law Immigration Center.

La inesperada muerte en febrero del juez conservador Antonin Scalia dejó vacante un asiento en el Tribunal Supremo, compuesto normalmente por nueve jueces, y abrió la posibilidad de un empate entre los ocho magistrados restantes, divididos en cuatro jueces liberales y otros cuatro conservadores.

Más de 13.1 millones de latinos están llamados a las urnas el 8 de noviembre, según cifras de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (Naleo).

Organizaciones y analistas esperan que el voto latino, tradicionalmente favorable al Partido Demócrata, se movilice con más intensidad este año ante el discurso anti-inmigrante del candidato oficioso del Partido Republicano a la Presidencia, Donald Trump.

Marcha a la convención republicana
En tanto, luchan contra el cansancio, las inclemencias del sol y hasta la Policía que los detuvo una vez. Son siete inmigrantes que partieron a pie de Chicago hace una semana para entregar un mensaje claro a la Convención Nacional Republicana: el fin del racismo, la xenofobia y las deportaciones de indocumentados.

A su paso por la ciudad de Elkhart, en Indiana, camino de Cleveland, el largo y agotador viaje a pie pasa ya factura a estos siete activistas.

“Vamos cansados, azotados por la calor y con los pies hechos pedazos,” dijo José Landaverde, el líder religioso que encabeza la marcha de 350 millas a Cleveland.

El líder de la misión Vida Fe y Esperanza de Chicago explicó que siguen caminando, a pesar de las lluvias y las altas temperaturas, y que su voluntad firme les ayuda a superar incidentes desagradables, como no encontrar acomodo para dormir o cierta desconfianza de la Policía.

Se refirió el religioso anglicano al limbo legal en que han quedado la extensión de DACA y la Acción Diferida para los padres de ciudadanos estadounidenses, conocida como DAPA.

“Tenemos que salir a luchar. Tenemos que hacer huelgas de hambre y luchar más intensamente”, exclamó Landaverde.

Al grupo le queda cientos de millas todavía por delante.


Anuncio