Anuncio

Juicio a agente fronterizo que mató a joven mexicano está en manos del jurado

El juicio contra el agente de la Patrulla Fronteriza Lonnie Swartz, acusado de matar al joven mexicano José Antonio Elena Rodríguez al dispararle a través de la valla fronteriza, se encuentra ahora en manos del jurado después que se presentasen hoy los argumentos finales. Taida Elena Sojo, abuela del joven mexicano Jose Antonio Elena Rodríguez. EFE/ARCHIVO

El juicio contra el agente de la Patrulla Fronteriza Lonnie Swartz, acusado de matar al joven mexicano José Antonio Elena Rodríguez al dispararle a través de la valla fronteriza, se encuentra ahora en manos del jurado después que se presentasen hoy los argumentos finales. Taida Elena Sojo, abuela del joven mexicano Jose Antonio Elena Rodríguez. EFE/ARCHIVO

EFE

El juicio contra el agente de la Patrulla Fronteriza Lonnie Swartz, acusado de matar al joven mexicano José Antonio Elena Rodríguez al dispararle a través de la valla fronteriza, se encuentra ahora en manos del jurado después que se presentasen hoy los argumentos finales.

“Fue una muerte innecesaria y no hay justificación”, dijo la fiscal de Estados Unidos Wallace Kleindienst al jurado durante el cierre del caso, en la corte federal en Tucson.

La fiscalía reafirmó su teoría de que Swartz disparó a través de la barda fronteriza en un arranque de “enojo” cansado de las continuas ocasiones en que los agentes fronterizos son atacados por personas que lanzan piedras desde el lado mexicano.

El agente fronterizo enfrenta cargos de asesinato voluntario y de asesinato involuntario por la muerte de Elena Rodríguez en la ciudad arizoniana de Nogales en octubre de 2012.

Swartz disparó 16 veces a través de la valla fronteriza y los disparos alcanzaron en la espalda y la cabeza del menor, quien murió del lado mexicano.

Esta es la primera vez que un agente de la Patrulla Fronteriza enfrenta cargos criminales por la muerte transnacional de un individuo.

La fiscalía aseguró al jurado que el agente fronterizo no puede argumentar defensa propia ya que tuvo el tiempo necesario para analizar la situación y responder de otra manera y el hecho que cambiase varias ocasiones de posición y recargado su arma lo demuestra.

Por su parte, el abogado defensor, Sean Chapman, aseguró que, como parte del entrenamiento que reciben los agentes fronterizos, las piedras son consideradas como “armas letales”, por lo que solo respondió a su entrenamiento.

Por lo tanto, consideró que Swartz disparó en defensa propia en su intento de proteger las vidas de otros oficiales que se encontraban en el lugar, y enfatizó que el agente no tenía en su poder en ese momento armas menos letales que pudiera haber utilizado.

Esta no era la primera vez que Swartz era atacado con piedras desde el lado mexicano.

“Tirar piedras no puede ser un delito que se pague con la pena de muerte”, enfatizó la fiscalía.

Aseguró que el asesinato ocurrió como consecuencia de un arrebato de “furia” del agente fronterizo, quien ni siquiera vio a Elena Rodríguez, solo respondió al sonido de una piedra golpeando el muro fronterizo y los supuestos gritos de un agente de la Policía de Nogales que dijo que su perro había sido golpeado por una piedra.

Chapman dijo al jurado que Elena Rodríguez trataba de ayudar a traficantes de drogas que trataban de escapar de las autoridades después de haber transportado marihuana.

“Esta es una región peligrosa donde se han encontrado por lo menos 12 narcotúneles”, dijo Chapman, quien calificó como “normal” que, debido al estrés que sufrió el agente, este haya olvidado algunos detalles de lo que ocurrió ese día.

Este es el segundo juicio que enfrenta Swartz, después de que el pasado mes de abril un jurado declarase no culpable al agente fronterizo del cargo de asesinato en segundo grado, pero no pudieron llegar a un acuerdo sobre el resto de los cargos, por lo que fue necesario este segundo proceso.


Anuncio