Anuncio
Share

Polémica en Canadá por críticas de diputado conservador al multiculturalismo

EFE

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, criticó hoy las palabras de un dirigente del Partido Conservador, Maxime Bernier, quien se ha mostrado contrario al multiculturalismo y la inmigración, lo que ha desencadenado la polémica en el país.

Trudeau consideró que las palabras de Bernier son una muestra de las “políticas de división”, y afirmó que “el Partido Conservador no ha cambiado mucho desde los tiempos de Stephen Harper”, un primer ministro de esta formación política que gobernó entre 2006 y 2015, y que aplicó restricciones a la inmigración.

Esta semana, Bernier, antiguo ministro y que el año pasado estuvo a punto de convertirse en líder del Partido Conservador, lamentó en Twitter el “multiculturalismo extremo” de Trudeau.

Las políticas de Trudeau “nos dividirán en pequeñas tribus que tienen menos y menos en común”, dijo Bernier, actualmente diputado conservador por Quebec sobre las medidas adoptadas por el primer ministro liberal, que ha abierto las puertas del país a refugiados sirios y ha defendido la inmigración como algo “positivo”.

“La gente que rechaza integrarse en nuestra sociedad y quiere vivir aparte en su gueto -agregó más tarde Bernier-, no hacen nuestra sociedad más fuerte”.

Estos comentarios han sido calificados de xenófobos y divisivos y han provocado que muchos soliciten al líder del Partido Conservador, Andrew Scheer, la expulsión de Bernier de la formación.

Scheer rechazó hoy desvelar si estudia expulsar al diputado, e intentó desligar al Partido Conservador de sus declaraciones al señalar que Bernier “no habla en nombre del partido”.

Aun así, Scheer se negó a condenar los mensajes del parlamentario.

Por su parte, el líder del socialdemócrata Nuevo Partido Democrático (NPD), la tercera formación canadiense, Jagmeet Singh, solicitó a Scheer que condenase lo que calificó como “peligrosa retórica” de Bernier.

Es la segunda vez este año que Scheer ha tenido que responder a preguntas sobre declaraciones de miembros de su partido consideradas xenófobas.

A principios de este año, Scheer se vio obligado a expulsar del partido a una senadora, Lynn Beyak, después de que publicase comentarios “racistas” en su página de la web del Senado.

A diferencia de Beyak, Bernier cuenta con un considerable apoyo entre los conservadores, especialmente en su provincia, Quebec, que es clave para cualquier partido que quiere aspirar a gobernar Canadá. EFEUSA


Anuncio