Anuncio
Share

Más de 1.200 piden en El Paso abolir al ICE y reunificar a los inmigrantes

Two Border Patrol vehicles sit across the street from people protesting outside a Border Patrol office during a rally in McAllen, Texas, USA, 30 June 2018. EFE/EPA

Two Border Patrol vehicles sit across the street from people protesting outside a Border Patrol office during a rally in McAllen, Texas, USA, 30 June 2018. EFE/EPA

EFE

Más de 1.200 personas se manifestaron hoy frente al puerto de entrada de EE.UU. en la localidad fronteriza de El Paso (Texas), donde pidieron abolir el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés), perteneciente al Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU.

En el contexto de la actual política migratoria del presidente Donald Trump, donde más de 2.500 inmigrantes menores de edad han sido separados de sus padres, los manifestantes exigieron la reunificación familiar.

Los activistas gritaron consignas, incluida la petición de acabar con ICE, a metros de distancia de agentes del Departamento de Seguridad Nacional, que resguardaban el puente internacional El Paso del Norte.

“Compañeros, esto no es de los demócratas ni de los republicanos. Esta es nuestra lucha y nosotros la vamos a ganar”, dijo Fernando García, director ejecutivo de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, con sede en El Paso.

Rubén García, director de Casa Anunciación, dijo a Efe que son más de 1.500 los padres de familia los que aún se encuentran separados de sus hijos a nivel nacional, y cientos de ellos están recluidos en la región fronteriza.

“Queremos que inmediatamente los suelten para que cumplan con el proceso de reunificación”, aseguró.

Dijo que las autoridades migratorias acondicionan un espacio para 4.000 personas en la base militar de Fort Bliss en El Paso, y que aún se desconoce los pasos que se tomarán para reunir a los inmigrantes.

Los centroamericanos que llegan al país en busca de asilo político son resultado de una “guerra de baja intensidad”, generada por las guerras civiles de los años ochenta, alimentadas por EE.UU., afirmó García.

“También está el consumo de drogas en Estados Unidos, que causa una transferencia de entre 30 y 70 billones de dólares anuales, dinero que se usa para corromper todas las estructuras de una sociedad. La gente no tiene protección”, agregó.

Cristina García, representante legal del Centro de Ayuda a los Inmigrantes Las Américas, afirmó que las actuales prácticas empleadas por el Departamento de Seguridad Nacional en esta región violan el derecho internacional.

“ACLU (Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos) ha puesto una demanda para establecer una plan con el cual se pueda reunificar a las familias inmigrantes”, agregó.

Según aseguró, hasta el momento, el gobierno de El Paso no ha tenido informes sobre los primeros pasos para reunificar a los menores con sus padres.

“Vine a la frontera para ver en qué puedo ayudar a la gente”, indicó Marisol Pretado, de 38 años de edad, una abogada en migración en California, originaria de la Ciudad de México, que participó en la actividad.

Un grupo reducido de los manifestantes avanzó a pie hacia el lado mexicano de la frontera, donde se reunió con varios activistas en medio del puente internacional que une a EE.UU. y México.

La semana pasada Trump firmó un decreto para frenar la separación de familias de inmigrantes, pero ha pedido a un tribunal que le permita recluir a menores durante extensos periodos de tiempo. EFEUSA


Anuncio