Anuncio
Share

Madre indocumentada ante la deportación tras medidas migratorias de Trump

Vista de varias personas manifestándose por las medidas migratorias de Trump. EFE/Archivo

Vista de varias personas manifestándose por las medidas migratorias de Trump. EFE/Archivo

La residente de Arizona Guadalupe García de Rayos fue víctima hace nueve años de una de las polémicas redadas del entonces alguacil del Condado Maricopa, Joe Arpaio, y tras vivir desde entonces en libertad ahora enfrenta la deportación con las nuevas directrices migratorias de Donald Trump.

“Tengo miedo, mucho miedo que me deporten, no sé qué pasaría con mis hijos”, dijo García de Rayos, momentos antes de presentarse en una corte de Inmigración en Phoenix.

Su abogado Ray Ybarra Maldonado, dio a conocer que la mujer cuenta con una orden de deportación y se halla a la espera de lo que decida el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés).

García de Rayos, que tiene hijos estadounidenses de 16 y 14 años, podría ser deportada inmediatamente, transferida a un centro de detención u obtener autorización para residir un año en el país.

La inmigrante mexicana forma parte de las nuevas prioridades de deportación bajo la Administración Trump, inmigrantes que en el pasado enfrentaron algún tipo de cargo sujeto de deportación sin importar las circunstancias del caso.

Fue detenida en 2008 por agentes policiales del condado Maricopa, dentro de sus operativos contra la inmigración indocumentada, cuando su centro de labores fue blanco de una de las controvertidas redadas de Arpaio.

Los trabajadores lograron escapar del operativo, entre ellos García de Rayo, pero posteriormente fue detenida en su hogar luego de que los agentes policiales obtuviera su información personal en el negocio en el que trabajaba.

La mujer, llegada a EEUU a los 14 años de edad, pasó tres meses detenida en una cárcel del condado Maricopa, para después ser transferida al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), quienes iniciaron una investigación de su caso.

La indocumentada pasó otros seis meses en el Centro de Detenciones de Eloy, hasta que los oficiales de ICE consideraron su proceso de deportación de “baja prioridad” y le otorgaron un permiso de permanencia en el país, que debía renovar cada año.

El día de hoy, cumpliendo con las ordenes de la corte, se presentó nuevamente junto a su abogado y ha sido detenida por oficiales de Inmigración.

“El presidente Trump nos está haciendo mucho daño, separando familias como la mía. Los más afectados son mis hijos, tienen miedo y tratan de apoyarme en todo este proceso”, dijo la madre ante los medios de comunicación apostados en la entrada de la corte.

El caso de la indocumentada movilizó a varias organizaciones locales, como el Grupo Puente, para evitar su deportación, y al mismo tiempo poner de relieve las consecuencias de las nuevas órdenes del presidente en materia de inmigración.

“Una persona como Lupita con la administración Obama estaba solo bajo supervisión, pero ahora con los cambios del nuevo Gobierno corre un alto riesgo de ser deportada y separada de sus familias”, dijo a Efe Carlos García, director del grupo Puente.

Agregó que bajo la Administración Trump prácticamente “cualquier” inmigrante indocumentado puede ser deportado.

En sus primeros días como presidente, Trump firmó varias órdenes ejecutivas que establecen nuevas categorías para establecer prioridades a la hora de deportar inmigrantes indocumentados.

De esta manera, ahora son sujetos de deportación no solo los inmigrantes con antecedentes criminales sino también aquellos acusados de delitos menores o que ya cuentan con una orden de deportación, como es el caso de García de Rayos.

“Bajo la administración Obama se deportaron 3 millones de indocumentados, bajo la administración Trump estamos viendo que se están preparando para hacer un daño mucho mayor”, aseguró García.

Indicó que los primeros que se encuentran en la mira de ICE son inmigrantes como Guadalupe, que se encuentran peleando su deportación.

“Estamos experimentando un cambio total en el sistema de inmigración, nuestra preocupación es que se comiencen a llevar redadas masivas”, dijo a Efe Alessandra Soler, directora ejecutiva de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en Arizona.

Señaló que ACLU vigila que se respete el derecho a un proceso legal para los inmigrantes, y que se lespermita ejercer su derecho de apelación.

“Nuestra preocupación es que intenten deportar a la gente sin hacer preguntas”, manifestó.

García de Rayos continua detenida dentro de las oficinas de ICE en Phoenix, bajo el temor de que sea deportada en las próximas horas.


Anuncio