Anuncio
Share

Ciudad de Tucson busca proteger a los indocumentados de redadas y detenciones

Miembros del concilio de la ciudad de Tucson en el sur de Arizona buscan prohibir al departamento de policía cooperar con cualquier operativo de inmigración para llevar a cabo redadas y detenciones de inmigrantes. EFE/Archivo

Miembros del concilio de la ciudad de Tucson en el sur de Arizona buscan prohibir al departamento de policía cooperar con cualquier operativo de inmigración para llevar a cabo redadas y detenciones de inmigrantes. EFE/Archivo

Miembros del concilio de la ciudad de Tucson en el sur de Arizona buscan prohibir al departamento de policía cooperar con cualquier operativo de inmigración para llevar a cabo redadas y detenciones de inmigrantes.

“La orden es muy clara, la policía no podrá asistir a inmigración en sus redadas”, dijo hoy a Efe Regina Romero, concejal de la ciudad de Tucson.

La concejal, que está convencida de que la propuesta cuenta con el suficiente apoyo para ser aprobada, indicó que con esta decisión, Tucson se une a otras 38 ciudades a nivel nacional que ya han aprobado medidas similares para proteger a la comunidad inmigrante.

La regulación, que será presentada oficialmente esta noche, también prohibirá a la policía detener a las personas solamente por el color de su piel.

“Tucson es una ciudad que da la bienvenida a todas las personas, sin importar su estatus migratorio o el color de piel”, dijo a Efe, el alcalde Jonathan Rothschild.

El alcalde aclaró que la aprobación de esta regulación no convierte a Tucson en una “ciudad santuario”, un término que asegura solo causa controversia y es utilizado como una arma política.

Rothschild dijo que la elección de Donald Trump como el próximo presidente de los Estados Unidos ha causado un gran temor entre la comunidad inmigrante, sobre todo ante la promesa de deportaciones masivas durante la próxima administración.

A su vez, Romero reiteró durante una conferencia de prensa hoy este temor entre la comunidad, indicando que también han registrado un aumento en el número de casos de crímenes motivados por el odio racial.

“Este es un serio problema y no quereos que nuestra comunidad se quede callada, debe de tener la confianza de llamar al número de emergencia y pedir ayuda”, concluyó.


Anuncio