Anuncio
Share

Activistas dicen que “habrá bajado el número de inmigrantes que cruzan”, pero no el número de muertos

Varias personas participan en una caminata para recordar a los inmigrantes indocumentados fallecidos en el desierto de Arizona, el sábado 31 de octubre de 2015, en Tucson, Arizona (EE.UU.). Cargando cruces de color blanco adornadas con flores de colores, decenas de personas caminaron hoy por las calles del sur de Tucson para recordar a los inmigrantes indocumentados fallecidos en el desierto de Arizona.

Varias personas participan en una caminata para recordar a los inmigrantes indocumentados fallecidos en el desierto de Arizona, el sábado 31 de octubre de 2015, en Tucson, Arizona (EE.UU.). Cargando cruces de color blanco adornadas con flores de colores, decenas de personas caminaron hoy por las calles del sur de Tucson para recordar a los inmigrantes indocumentados fallecidos en el desierto de Arizona.

Cerca de 200 personas se congregaron ayer en El Paso (Texas) ante la valla de la frontera con México para recordar a los miles de inmigrantes que desde 1993 han muerto en su intento por llegar a territorio de los Estados Unidos.

Los participantes se dieron cita en el parque del Calendario Azteca de esta ciudad para después marchar por varias calles de la zona centro hasta llegar a la franja fronteriza con México, donde celebraron un acto de homenaje en el que se partió y repartió pan y se leyó el nombre de numerosos inmigrantes fallecidos que han sido identificados en 2015.

La vigilia es organizada cada año por la Red Fronteriza por los Derechos Humanos y es parte de las celebraciones tradicionales por el Día de Muertos en México.

El director ejecutivo de la citada organización no gubernamental, Fernando García, dijo que en lo que va de 2015 el número de muertos alcanza los promedios de los últimos años, pese a que el discurso del gobierno estadounidense indica que las detenciones de inmigrantes en su intento por internarse en EE.UU. ha disminuido.

“Mientras están diciendo que se reduce el número de cruces de personas (por la frontera) se mantiene el número de muertos (...) Se mueren porque la inercia los manda a tratar de cruzar por lugares muy alejados. Y ellos ni los detienen, ni los agarran, pero sí se están muriendo”, afirmó.

En lo que va del año, son al menos 400 los fallecidos, y por segundo año consecutivo, el grueso se presenta en la zona del Valle de Texas, en donde destacan las regiones de Laredo, Falfurrias, Brownsville, McAllen y el condado de Brooks, mencionó García.

“Arizona siempre ha sido uno de los lugares en donde en el desierto han muerto inmigrantes, sin embargo en estos dos últimos años ha sido en el Valle de Texas donde ha habido un incremento de muertos de inmigrantes”, aseguró el activista.

Dijo que resulta incomprensible que ni el gobierno mexicano ni el estadounidense reconozcan la crisis que se vive en su frontera en común en materia de derechos humanos.

“Los datos concretos ahora no los tenemos, pero una gran parte de los muertos son desde luego de Centroamérica; son los que menos tienen conocimiento de relaciones con familiares aquí, pero otra parte son mexicanos y realmente es dramático”, mencionó.

Entre 1993 y 2015 se calcula que han fallecido más de 10.000 personas al tratar de internarse a territorio de EE.UU., de manera clandestina, precisó el director de la ONG.

“Todo inmigrante que fallece al cruzar la frontera en busca de una mejor vida es un recordatorio de que las actuales estrategias de la frontera de Estados Unidos y de inmigración están matando a la gente, y que los esfuerzos de una reforma de inmigración son imprescindibles”, dijo.

Los activistas también criticaron al Gobierno mexicano y exigieron esclarecer las desapariciones de estudiantes y luchadores sociales.

“Nosotros venimos a trabajar limpiamente. No somos criminales”, dijo Alberto Mejía, un inmigrante mexicano de 52 años, quien cargaba una gran caja de cartón, pintada de negro, que representaba un féretro.


Anuncio