Anuncio

Un solo tuit de Trump es capaz de mover los planes de inversión de una empresa transnacional

Foto de archivo. Presidente electo Donald Trump.

Foto de archivo. Presidente electo Donald Trump.

A unos días antes de tomar posesión como Presidente de Estados Unidos, Donald Trump ratificó lo que ha dicho durante año y medio: “México se ha aprovechado de Estados Unidos, pero eso no va a volver a pasar”.

La frase, pronunciada durante su primera conferencia de prensa oficial, echaba por tierra cualquier posibilidad de que el republicano matizara lo dicho en campaña conforme se acercara el día de despachar desde la Casa Blanca.

Aun antes de tomar posesión, México resiente ya los efectos de su mandato.

El 3 de enero, el Presidente electo publicó un tuit en el que reprochó que Chevrolet construya el modelo Cruze en México y lo mandara a Estados Unidos libre de impuestos. “Háganlo en USA, o paguen una gran tasa”, advirtió.

El mensaje tuvo efectos inmediatos. Cuatro horas después, Ford anunció la cancelación de una inversión de mil 600 millones de dólares para instalar una planta en San Luis Potosí.

Cinco días más tarde, Fiat Chrysler Automobiles dio a conocer que también retiraría sus inversiones y plantas en México.

Un solo tuit de Trump es capaz de mover los planes de inversión de una empresa transnacional, pero también el Mercado de Valores y la cotización peso-dólar.

El 8 de noviembre de 2016, el dólar se vendía en 18.5 pesos durante la mañana. Al día siguiente, después de que Trump derrotó sorprendentemente a Hillary Clinton, ya había rebasado los 20 pesos y, en diciembre, el precio se estabilizó en 20.6 pesos.

El miércoles 11 de enero, mientras Trump ratificaba sus intenciones de castigar a las empresas con inversiones en México, el dólar llegó a 22.4 pesos.

Los primeros cien días

A partir del próximo viernes, Trump implementará una serie de acciones que anunció en campaña y firmó con los votantes a manera de contrato.

Tal como lo volvió a advertir en su conferencia de prensa, va a construir el muro en la frontera con México, un símbolo de su campaña.

“Voy a empezar ya. No voy a esperar un año y medio a terminar las negociaciones... Empezaremos a construir el muro. México de alguna manera, y hay muchas formas diferentes, lo va a pagar”, advirtió.

Pero el muro es sólo una de 18 medidas ejecutivas y las diez iniciativas que mandará inmediatamente al Congreso, contenidas en su contrato.

En su plan para “restaurar la prosperidad de su economía, la seguridad a sus comunidades y la honestidad a su gobierno”, México es mencionado de manera directa.

“Anunciaré mi intención de renegociar el TLCAN o retirarnos del acuerdo en los términos del artículo 2205", señala en el primer punto de sus siete acciones para proteger a los trabajadores estadounidenses.

Esto quiere decir, según el artículo 2205 del TLCAN, que notificará a México y Canadá su intención de denunciar el Tratado, abriendo un plazo de seis meses para hacerlo.

En su anunciado “End illegal inmigration act”, que promoverá ante el Congreso, Trump anticipa cuatro medidas:

Financiación total de la construcción de un muro en la frontera sur, en el entendido pleno de que México reembolsará a Estados Unidos el costo total.

Establecer un mínimo obligatorio de dos años de prisión como sentencia federal a quienes reingresen ilegalmente a Estados Unidos después de una deportación previa.

Un mínimo obligatorio de cinco años de prisión por reingresar ilegalmente a aquellos que tengan condenas por delitos mayores o menores, o quienes tengan dos o más deportaciones anteriores.

Reformar las normas de visado para aumentar las penas por exceder el tiempo de una visa temporal, y asegurar así que los empleos se ofrezcan primero a los trabajadores estadounidenses.

En el capítulo “restaurar la seguridad”, añade que, desde el día uno, comenzará a expulsar a los más de 2 millones de “inmigrantes ilegales criminales” del país, y cancelará las Visas a países extranjeros que no los repatrien.

Suspenderá la inmigración de regiones propensas al terrorismo donde la investigación de antecedentes no pueda darse con total seguridad.

Y cancelará los fondos federales a las ciudades santuario y las aministías que llegaron a darse durante la administración de Barack Obama.

La era Trump apenas está por comenzar.

Con información de Octavio Ortega


Anuncio