Anuncio
Share

Resisten frío en Basílica de Guadalupe

La capitalina Julia Maceda hizo esta madrugada un viaje de casi 30 kilómetros a pie desde Tláhuac hasta la Basílica de Guadalupe acompañada sólo de su hija de once años por las calles de la Ciudad.

Y aun así no le molestó quedarse a dormir sentada en una silla entre otras 40 personas que ya habían llenado uno de los dormitorios de la Delegación Gustavo A. Madero para peregrinos.

“Es muy bonito venir, ahora, sí más si uno trae muchas ganas y fe, no llega uno cansado porque de hecho no es cansancio lo que traemos, es solamente muchas ganas de entrar”, explicó Maceda, quien pernoctó en el dormitorio del operativo Misión Peregrino 2016.

“Vine como doce o catorce años seguidos pero nos tenemos que quedar afuera sentados y hace mucho frío y aquí por lo menos nos cubre un poco del sereno porque eso de las tres, cuatro de la mañana, hace mucho frío”.

Afuera de la carpa en Calzada de Guadalupe, al menos un centenar de personas se acurrucaron en banquetas, jardineras y casas de acampar tras viajar desde Puebla, Tlaxcala o Hidalgo.

Ahí resistieron temperaturas que rondaron los 10 grados centígrados bebiendo café y tapándose con cobijas.

“Llevamos cuatro días cuatro noches caminando de Atlixco de las Flores, un poco cansado pero ya vamos a visitar a la Virgen en otro rato”, señaló el poblano Benjamín Pérez.

Hasta el sábado a las 18:00 horas, más de 768 mil peregrinos ya habían acudido al recinto religioso para el 458 aniversario de la Virgen del Tepeyac y la Delegación informó que estimaban registrar hasta 7 millones para mañana.

En las primeras horas de este domingo, los peregrinos que pernoctaron en la explanada de la Basílica y en las inmediaciones comenzaron a acudir a misa para la celebración religiosa.


Anuncio