Anuncio
Share

Miles de residentes mexicanos van de ‘shopping’ del otro lado de la frontera

Las filas en el cruce Reynosa Hidalgo se extendieron hasta los patios de la Aduana.

Las filas en el cruce Reynosa Hidalgo se extendieron hasta los patios de la Aduana.

Miles de compradores mexicanos atiborraron los puentes internacionales de la frontera de Tamaulipas en el último fin de semana previo a Navidad. En el puente Anzaldúas, después del mediodía, los conductores debieron esperar hasta tres horas en promedio para cruzar a Estados Unidos.

El puente internacional de Miguel Alemán tuvo una extensa fila con un tiempo de espera de 40 minutos. El cruce menos congestionado fue el de Nuevo Progreso-Progreso, con 25 minutos de espera.

Otro de los puentes con más tráfico fue el Juárez-Lincoln o Puente Dos de Nuevo Laredo, que promedió al mediodía hasta dos horas y media de espera.

El Puente de Los Veteranos y el Puente Nuevo de Matamoros también tuvieron congestionamientos, con tiempos promedio de espera en fila de una hora, pero los peatones sufrieron para cruzar esperando 90 minutos en fila, igual que en Reynosa.

El puente internacional Reynosa-Hidalgo desde las 8:00 horas las filas rebasaron las casetas de Caminos y Puentes Federales, y al mediodía se extendieron hasta patios de la Aduana, con dos horas o más de espera.


Anuncio