Anuncio
Share

Violencia doméstica: mujer denuncia, la ignoran... y la matan; una historia conocida

El dirigente de Morena en la entidad entregó la petición para atender feminicidios y la violencia contra la mujer.

El dirigente de Morena en la entidad entregó la petición para atender feminicidios y la violencia contra la mujer.

Julieta denunció dos veces a su concubino por golpizas y maltrato sicológico. No fue protegida y el 24 de agosto fue encontrada sin vida en un predio abandonado en Tláhuac.

La joven de 24 años de edad era estudiante y vendía zapatos por catálogo. La recuerdan como noble, trabajadora y con una paciencia inagotable para criar a sus hijos de 5 y 3 años.

Pero su tolerancia también jugó en su contra.

De acuerdo con lo asentado en las averiguaciones previas FIZP/IZP-8/T1/1999/15-08 y FTH/TLH-1//T2/1144/15-08, Julieta denunció a su concubino, Sergio Mauricio, dos veces.

En una de ellas mostró golpes y un collarín que tuvieron que colocarle, pero su pareja jamás fue investigada ni hubo medidas precautorias para protegerla por parte de la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF), acusó su padre, José Luis.

“Era muy tranquila, no fumaba ni tomaba, muy dedicada al hogar; a últimas fechas le dio por seguir sus estudios, superarse, pero también fue muy permisiva con su pareja, por eso dejamos claro que queremos justicia y se le investigue”, expresó.

La angustia de la familia de Julieta Suaste Hurtado comenzó la noche del 15 de agosto, cuando salió a una fiesta con sus amigas, cerca de su domicilio en Iztapalapa.

Según testimonios anexados a las indagatorias, la muchacha regresó a su casa a bordo de un taxi, en compañía de tres amigas, cerca de las 4:17 horas.

Su concubino manifestó a los padres de Julieta que ella nunca regresó; después admitió que sí, a las 4:30 horas, pero que fue con su tía -que vive en el mismo inmueble- y a partir de entonces no volvió a verla.

Sin embargo, peritos encontraron la chamarra que la joven usó en la fiesta en la habitación donde dormía con Sergio; su tía afirmó que no pasó la noche con ella.

“Yo le pido a mi yerno que vaya a declarar lo que sabe y en ese momento toma una actitud nerviosa y me dice: ‘Después voy’, y al preguntarle por mi hija me dice que no sabe nada, sólo que sí llegó a casa ese día y le pidió dinero a su tía para pagar el taxi”, declaró el padre de Julieta.

Las amigas de la joven mencionaron que acudió a la fiesta porque ya iba a abandonar a Sergio, quien no la permitía salir, y que al otro día empacaría para regresar a casa de sus padres.

Su familia no supo nada de ella durante los siguientes 9 días. En el Ministerio Público de Iztapalapa 8 demoraron en abrir una investigación por la desaparición, pues alegaron que sólo el concubino podía denunciar.

El 24 de agosto fue hallado el cadáver de Julieta, con signos de estrangulación.

Fue hasta principios de este año cuando una orden de localización y presentación fue girada en contra de Sergio Mauricio, quien abandonó a sus dos hijos y no ha sido ubicado.


Anuncio