Anuncio
Share

Papa Francisco reconoce que la situación de violencia en México equivale a una guerra

Pintan murales en México por visita de Papa

Pintan murales en México por visita de Papa

En vísperas de su viaje a México, el Papa Francisco aclaró que él no buscar tapar, sino más bien denunciar, la corrupción y la violencia generada por el narcotráfico en el País.

“El México de la violencia, el México de la corrupción, el México del tráfico de drogas, el México de los cárteles, no es el México que quiere nuestra Madre”, afirmó el Pontífice argentino en un video realizado con motivo de su próximo viaje al País.

“Por supuesto yo no quiero tapar nada de eso, al contrario, exhortarlos a la lucha de todos los días contra la corrupción, contra el tráfico, contra la guerra, contra la desunión, contra el crimen organizado, contra la trata de personas”, puntualizó.

Francisco hizo estas declaraciones respondiendo a cuatro preguntas formuladas por fieles mexicanos a través de un video que vio el pasado 22 de enero en su residencia de Santa Marta, en El Vaticano, y que fueron recolectadas por Andrés Beltramo, de la agencia Notimex, y por el Centro Televisivo Vaticano.

En este marco, el antaño Arzobispo de Buenos Aires explicó que la razón por la que viaja a México es para buscar soluciones que le permitan a al País encontrar la paz.

De manera directa, afirmó que la paz se puede encontrar sólo si hay diálogo con todo el pueblo.

“La paz nace de la ternura, de la comprensión, la paz nace o se hace en el diálogo, no en la ruptura y esta es la palabra clave, el diálogo: diálogo entre los dirigentes, con el pueblo y entre todo el pueblo”, dijo.

No obstante, reconoció que la situación de inseguridad y violencia en México equivale a una guerra.

“Ustedes están viviendo su pedacito, su pedacito de ‘guerra’, su pedacito de sufrimiento, de violencia, de crimen organizado”, indicó.

“Quisiera ser en México un instrumento de paz, pero con todos ustedes”, explicó, en otra parte de su intervención.

Con estos conceptos como base, Francisco también subrayó de nuevo la importancia de no dejarse guiar por el dinero.

“Por favor, no entrar en ninguna, en ninguna tranza que por ganar dinero, me esclavice toda la vida en una guerra interior y me quite la libertad, porque la paz da libertad”, aseveró.

Asimismo, insistió en cómo él cree que deben actuar los miembros de la Iglesia católica, es decir, inmersos en los problemas de las sociedades en las que viven.

"(La) fe tiene que crecer y salir hacia afuera y meterse en la vida de todos los días, una fe pública”, indicó.

“Si la fe no sale a la calle, no sirve, y que la fe salga a la calle no significa solamente hacer una procesión”, criticó, en referencia a los sacerdotes “doctores de la ley”, es decir, aquellos teólogos rígidos que no tienen contacto con la gente.

En este sentido, pidió a la Iglesia que se involucre en los problemas cotidianos de las personas.

“Renovar la fe quiere decir hacerla ‘salidora’, hacerla callejera, que no le tenga miedo a los conflictos, sino que busque solucionar los conflictos familiares, escolares, sociales, económicos”, opinó.

Y recordó sus dos anteriores viajes a México, de cuando aún no era Papa: uno en los años 70, para asistir a una reunión de jesuitas, y otro de cuando Juan Pablo II firmó y entregó la Exhortación Post sinodal Eclessia in America.

En ambas ocasiones visitó a la Virgen de Guadalupe, pues eso le ayudaba a superar sus miedos, según contó Francisco.


Anuncio