Anuncio
Share

La “Reina de Corazones” le dedicó el concierto a las víctimas de Orlando

Como toda una "Reina de Corazones", Alejandra Guzmán (foto) conquistó miles de almas que asistieron ayer al concierto conmemorativo de la 38 Marcha del Orgullo Gay en la Plancha del Zócalo capitalino.

Como toda una “Reina de Corazones”, Alejandra Guzmán (foto) conquistó miles de almas que asistieron ayer al concierto conmemorativo de la 38 Marcha del Orgullo Gay en la Plancha del Zócalo capitalino.

Como toda una “Reina de Corazones” Alejandra Guzmán conquistó a quienes asistieron ayer al concierto de la 38 Marcha del Orgullo Gay, en el Zócalo.

Unos 20 mil asistentes, según informó la Policía capitalina, corearon temas como “Eternamente Bella”, de Guzmán, así como “Masoquista”, de Lorena Herrera, y “El Bombón Asesino”, de Ninel Conde, también incluidas en el cartel.

Ni la lluvia impidió que hombres y mujeres se congregaran ahí para celebrar y defender la diversidad sexual.

Guzmán le dedicó “Un Día de Suerte” a las familias de las víctimas del tiroteo en Orlando, y, mientras cantaba, soltó 49 globos de colores al cielo.

“Lucha por ser tú, que nadie te impida salir al mundo y expresarte tal y como eres. Vive y rocanrolea”, dijo, y luego ondeó con orgullo la bandera multicolor.

Durante el show, la Coordinadora de la Asociación Incluye-T, Patria Jiménez, junto con el cantante Ángelo Diep, le entregaron una placa de agradecimiento por apoyar a la comunidad gay.

Para terminar su concierto, de unos 40 minutos, Guzmán interpretó “La Plaga” y puso a todos a bailar.

Los encargados de conducir el espectáculo fueron Pepe y Teo, dos videoblogueros que con cinco años de trayectoria se han posicionado en el gusto de los casi 180 mil suscriptores homosexuales, según datos de Twitter.

Lorena Herrera comentó que su espectáculo fue autofinanciado.

“Vengo a apoyar a la comunidad LGBT, ni me pagaron ni nada, es más: yo le pagué a mis bailarines para que pudieran venir. Esto yo lo hago por amor a ellos (gays)”, declaró, antes de su show.

Al final, la intérprete de “Flash” agradeció la constancia que ha mostrado el público gay respecto a su carrera.

“Los únicos que me han apoyado han sido ellos (la comunidad LGBT), y por ellos yo doy todo lo posible”.

Ninel Conde pasó al escenario con sus bailarines y derrochó movimientos sensuales al cantar sus éxitos.

“Gracias a la comunidad gay por apoyarme, siempre estaré orgullosa de ser parte de ustedes”, señaló.

Al final, gays, lesbianas, transexuales y heterosexuales disfrutaron un show lleno de orgullo, en donde la valentía y el amor entre los seres humanos reinaron sobre la discriminación.


Anuncio