Anuncio
Share

Buscan empleo a repatriados, pero miles prefieren intentar regresar a EE.UU.

El año pasado Altos Hornos de México logró vincular a cuatro mil dreamers con las empresas call centers, pero sólo un 10% decidió conservar el empleo; mientras un 65% solo junto lo necesario para volver a regresar a EE.UU.

El año pasado Altos Hornos de México logró vincular a cuatro mil dreamers con las empresas call centers, pero sólo un 10% decidió conservar el empleo; mientras un 65% solo junto lo necesario para volver a regresar a EE.UU.

(CORTESIA / HOY)

La organización Mexicans and Americans Thinking Together (MATT) busca insertar a los repatriados desde Estados Unidos al mercado laboral nacional.

En 2014, la fundación de Altos Hornos de México logró vincular a 4 mil con call centers, maquiladoras, hoteles, restaurantes y empresas de la industria siderúrgica.

Sin embargo, sólo 10 por ciento se han quedado con el empleo.

“Un 65, 70 por ciento, se regresa a Estados Unidos. Trabajan mes, mes y medio, juntan para volver a irse, y lo vuelven a intentar”, lamentó Miguel Herrera Flores, coordinador de MATT en la frontera norte.

En colaboración con el Instituto Nacional de Migración, personal de la organización se encuentra instalado en los puntos de repatriación de Mexicali, Tijuana, Nogales, Ciudad Acuña, Piedras Negras y Nuevo Laredo, donde realizan una entrevista a los migrantes que así lo quieran para, posteriormente, generarles un perfil laboral y vincularlos con empresas.

Durante la entrevista, se pregunta a los repatriados sobre su experiencia laboral y, específicamente, a qué se dedicaron en EE.UU., a fin de generar su perfil y darles tres opciones de trabajo en México.

Herrera refirió que los casos más exitosos son los de repatriados que logran integrarse a empresas que les ofrecen sueldos competitivos.

“El plus que estamos ofreciéndole a las empresas con estas personas repatriadas, es que 40 por ciento sabe leer y escribir inglés, y de éstos, 100 por ciento paga impuestos y respeta las normas”, comentó.

Sin embargo, advirtió, muchos de los migrantes siguen rechazando los empleos por considerar que los sueldos son demasiado bajos comparados con lo que percibían en EE.UU.

Otro de los retos, detalló, es que muchas veces los repatriados no cuentan con ningún tipo de identificación, lo que impide que las empresas los contraten.

Para Herrera, en México hace falta una mejor estrategia para insertar a los repatriados al mercado laboral.

“Traen otra mentalidad, han tenido, tal vez, capacitación en EE.UU., porque allá se tienen que certificar para trabajar de carpintero, para la construcción, para ser choferes, podemos considerarlos como técnicos capacitados”.

De acuerdo con la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación, entre 2010 y mayo de 2015 se han registrado 1.9 millones de eventos de repatriación desde EE.UU.


Anuncio