Anuncio
Share

Siguen cayendo capos en México, pero la violencia no baja

La Procuraduría General de Justicia en Michoacán (PGJE) reportó el desmantelamiento de una célula criminal implicada en 11 asesinatos en los últimos meses en la entidad, así como extorsiones y secuestros.
La Procuraduría General de Justicia en Michoacán (PGJE) reportó el desmantelamiento de una célula criminal implicada en 11 asesinatos en los últimos meses en la entidad, así como extorsiones y secuestros.

MÉXICO.- La detención o abatimiento de los líderes de organizaciones del narco no ha redundado necesariamente en la reducción de la violencia.

De acuerdo con la Secretaría de Gobernación, de 122 integrantes de organizaciones criminales que fijó la actual Administración federal como “objetivos prioritarios”, 90 ya han sido detenidos o abatidos.

Fuentes de la PGR consultadas dijeron que, de estos 90, 12 fungieron como líderes de sus respectivos grupos delictivos, mientras que 26 más eran operadores financieros.

Los 52 restantes eran lugartenientes o jefes de sicarios.

No obstante, la paz no ha vuelto, e incluso se ha recrudecido la violencia en algunas regiones del País.

Tal es el caso de la frontera de Tamaulipas, bastión de Los Zetas, donde las balaceras, ejecuciones y narcobloqueos han aumentado en las últimas semanas pese a la detención de los hermanos Treviño Morales y el abatimiento de Heriberto Lazcano.

“El Gobierno (de Enrique Peña) siente (…) que necesita demostrar algo de efectividad.

“Y la manera más fácil es presentando estas capturas”, señaló Vanda Felbab Brown, investigadora del programa Centro para la Seguridad e Inteligencia del Siglo 21 del Instituto Brookings.

“Para lo que sirven las capturas de capos es para que los políticos se vistan de éxito en tiempos electorales, pero el problema y la violencia subsisten”, señaló, en tanto, Alejandro Madrazo, experto en seguridad.


Anuncio