Anuncio

Los migrantes pudieran ser ‘moneda de cambio’ en la negociación entre México y Estados Unidos

Carlos Heredia, investigador del CIDE, dijo que en la negociación que el mandatario estadounidense Donald Trump pretende iniciar con México todos los temas van a estar sobre la mesa, lo que requiere de una estrategia coordinada que hasta ahora México no ha desplegado.

Carlos Heredia, investigador del CIDE, dijo que en la negociación que el mandatario estadounidense Donald Trump pretende iniciar con México todos los temas van a estar sobre la mesa, lo que requiere de una estrategia coordinada que hasta ahora México no ha desplegado.

En la revisión del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, los negociadores mexicanos podrían usar a los migrantes mexicanos como ficha de cambio, consideró Carlos Heredia, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Al participar en un foro en El Colegio de México (Colmex), el académico calificó como una emergencia la situación migratoria que se dará con la Administración de Donald Trump.

“Veo un escenario donde los migrantes son ficha de cambio, son un instrumento para la negociación comercial y de seguridad”, advirtió.

“En la cabeza de los negociadores mexicanos la prioridad no es defender a los mexicanos, es defender al TLC”.

En su intervención, Agustín Escobar, especialista del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), recordó que en su inicio el TLC fue negociado para obtener mayores empleos tanto en México, por las inversiones, como en Estados Unidos, por los programas migratorios.

Pero esto cambió radicalmente, dijo, ya que ahora la retórica de Trump ha sacado la inversión de México y se prevé un endurecimiento de su política migratoria, lo que se reflejará en menores empleos tanto allá como acá para los mexicanos y por lo mismo, menos remesas.

En tanto, Philip Martin, director del programa sobre migración de la Universidad de California, señaló que las negociaciones del TLC se darán en tres terrenos: comercio, energía y migración.

Y este último tema, dijo, se ha polarizado mucho en Estados Unidos, a niveles similares de temas como el aborto, el uso de armas y la legalización de la mariguana, aunque consideró que la balanza se ha ido inclinando a favor de los muros y las detenciones.

Por ello, no descartó que la administración de Trump busque acabar con las llamadas ciudades santuario, que son aquellas que ya han dicho que a nivel estatal no perseguirán a migrantes indocumentados.


Anuncio