Anuncio
Share

Juez concede plazo para nuevas pruebas a hispanos condenados por asesinato

Un juez de Los Ángeles concedió hoy un plazo de 60 días para que Alejandro y Joshua Palomino, condenados por asesinato a raíz de unos hechos ocurridos en 2006, presenten pruebas que justifiquen reabrir su caso.

“Ellos no mataron a nadie, además son inocentes de los cargos de atacar a un policía, con esa condena los mandaron a morir entre las rejas”, dijo Josie Martínez, madre de los hermanos Palomino.

Según recordó la progenitora, el 2 de julio de 2006 la familia volvía de cenar en un restaurante cuando los hermanos se separaron del resto de la familia para saludar a unos amigos.

“Fue en cosa de minutos cuando vi una ambulancia y la policía, y después me llamaron a decirme que estaban presos por una pelea” relató la inmigrante mexicana.

De acuerdo a documentos policiales, los hermanos formaban parte de una pandilla y aquel día golpearon a tres jóvenes, entre ellos un menor de edad y una mujer, además de disparar a un agente policial que intentó detener el incidente.

Alejandro, en la actualidad de 32 años, y Joshua Palomino, de 29, fueron condenados por un jurado a una pena carcelaria de 69 años y 8 meses para el primero, y a 50 años y 4 meses de prisión para el segundo.

La activista Mytchell Mora, que ha respaldado a la familia en el proceso, aseguró que los dos jóvenes fueron víctimas de la declaración manipulada de un oficial del Departamento de Policía de Los Angeles, que “ya tiene antecedentes de incriminar a jóvenes latinos” y en este caso tergiversó la información.

“Tenemos pruebas que no fueron consideradas en el juicio y que demuestran la inocencia de los hermanos Palomino”, manifestó Mora.

Durante estos años, Martínez ha pagado más de 150.000 dólares para la defensa legal de sus hijos y confiesa que ya casi había perdido las esperanzas de lograr que se reabra el caso.

“Ya son casi diez años en la cárcel, ya pagaron y han demostrado buena conducta, estudiaron, y ahora necesitan salir para criar a sus hijos”, aseguró la madre.

La petición para que se reabra el caso fue entregada a la Unidad de Revisiones de Condena, una nueva división que instauró la fiscal de distrito Jackie Lacey con el fin de examinar los reclamos de condenas injustas, tal como informó a Efe Jane Robinson, portavoz de la Fiscalía del Condado de Los Ángeles. EFEUSA


Anuncio