Anuncio
Share
México

Miles de mexicanos abandonan tratamiento por mala experiencia con médicos

Miles de mexicanos abandonan tratamiento por mala experiencia con médicos

Vista de un médico que atiende a un paciente en Ciudad de México. EFE/Archivo

EFE

La relación médico-paciente es clave para prevenir y controlar las enfermedades crónicas que afectan la salud de la población a nivel mundial, como la diabetes, pero una mala experiencia en esta relación ha provocado que en los últimos años unos 350.000 abandonen su tratamiento, apuntó un estudio presentado en Ciudad de México.

En el estudio “Fortalecimiento de la relación médico-paciente en el tratamiento de la diabetes, desde la perspectiva del paciente”, realizado por Laboratorios Silanes, en el que participaron 2.508 personas, se evaluaron diferentes experiencias negativas de pacientes con sus médicos tratantes, explicó el doctor Ángelo Quiroz, gerente médico de la firma.

El especialista dijo a Efe que dicho estudio arrojó que el 41 % de los casos “existió desinterés por parte del galeno” en relación con las afectaciones psicológicas y emocionales del paciente.

Mientras que el 37 % dijo haber “recibido información insuficiente acerca de la evolución de su padecimiento”, mientras que otro 28 % consideró que “su médico tratante generó escasa confianza o seguridad en la relación mencionada”.

Anuncio

Quiroz explicó que del total de personas sólo el 5 % admitió haber abandonado su tratamiento para la diabetes, de los cuales el 81 % lo hizo “por vivir una experiencia negativa” como las antes descritas.

De acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Salud de Medio Camino 2016, si en México hay una prevalencia de diabetes del 9,5 % en población mayor de 20 años, “es probable que alrededor de 350.000 personas hayan declinado seguir con su tratamiento por vivir experiencias negativas en consultorio”, apuntó el estudio.

Por su parte, el endocrinólogo mexicano, Enrique Caballero, quien trabaja en la Universidad de Harvard, explicó a Efe que en una época en la que se registran los avances científicos más importantes que se han tenido en la historia en el área de diabetes y con mayor tecnología, conocimiento e información los médicos “todavía no hemos tenido un impacto significativo en el control de la enfermedad de nuestros pacientes”.

Para ello, Caballero explicó que hay tres esferas que deben converger para lograr las metas de control de cada persona.

Anuncio

La primera es el paciente, quien “debe adoptar una actitud proactiva, de compromiso con su enfermedad y de involucrarse más en su salud” para que cuando cumpla su visita médica, ésta sea lo más productiva posible al exponer sus dudas, obtener respuestas y comprender las recomendaciones de su doctor e implementarlas al pie de la letra.

La segunda es el médico, quien al atender a una gran cantidad de pacientes debe “establecer una visión más completa, más integral de ver al paciente como un ser humano” y ayudar al paciente a identificar problemas psicológicos, sociales y emocionales

El tercero son los sistemas de salud, tanto públicos como privados en los que predomina la limitante del tiempo y deben incluir de otros especialistas del área clínica.

Caballero, quien estudio en la UNAM, dijo que actualmente los médico no tiene mucho tiempo, en promedio 5 minutos para ver a los pacientes.

“Si se optimiza ese tiempo el trabajo puede ser más efectivo ya que el médico podría evaluar factores importantes para el control de la diabetes incluyendo lo médico”, apuntó.

Destacó que la interacción que se da entre el médico y el paciente “es realmente muy breve y no exagero al decir que probablemente sea de cinco minutos” y que esto suceda cada dos o tres meses hace que al cabo de un año “el médico no pasé una hora completa con un paciente durante un año”.

Caballero explicó que en México se estima que una de cada diez personas tiene diabetes “pero la mitad no lo sabe” porque la enfermedad puede pasar desapercibida durante mucho tiempo, al no causar síntomas, sobre todo al inicio del padecimiento.

Además dijo que se estima que pueden pasar de 10 a 15 años para que una persona desarrolle los primeros síntomas de la enfermedad y entre aquellos que tienen el diagnóstico y que asisten a las clínicas “muy pocos, diríamos que apenas un 25 %" alcanzan las metas de tratamiento.

Anuncio


Anuncio