Anuncio

Órgano de transparencia ordena a Pemex informar sobre robo de hidrocarburos

Vista de la Torre Corporativa de Petróleos Mexicanos (PEMEX), ubicada en Ciudad de México. EFE/Archivo

Vista de la Torre Corporativa de Petróleos Mexicanos (PEMEX), ubicada en Ciudad de México. EFE/Archivo

EFE

El órgano de transparencia mexicano ordenó a la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) que informe sobre la cantidad de hidrocarburo robado en el Golfo de México entre 2010 y 2019, informó el ente este domingo.

Mediante un comunicado, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) de México instruyó al sector de logística de Pemex asuma su competencia e informe sobre la cantidad de combustible sustraído ilegalmente desglosando la información por año, tipo de hidrocarburo e instalaciones donde fue obtenido.

“La población desea tener información que permita tener datos de cómo se comporta el robo de hidrocarburos en una zona estratégica”, declaró el comisionado Joel Salas Suárez en la nota.

Salas Suárez explicó que un particular se inconformó con la respuesta de Pemex Logística “porque no le proporcionó ninguna información y le respondió que no era de su competencia”, por lo que le sugirió presentar su solicitud ante la Unidad de Transparencia de Pemex.

Explicó que Pemex Logística, como empresa subsidiaria de Pemex, “debe darle a conocer cualquier anomalía en sus actividades”, así como las situaciones de riesgo a las que se enfrenta mediante informes, auditorías y reportes.

El funcionario propuso que, de manera conjunta, entre la Secretaría de la Función Pública (SFP) y el INAI diseñen e implementen una estrategia de transparencia proactiva.

La cual será a través de un grupo de trabajo interinstitucional que se guiaría por cinco objetivos y que puede ser un paso para seguir la ruta del dinero en Pemex.

Desde el 1 de diciembre, cuando inició su administración del presidente, Andrés Manuel López Obrador, comenzó un combate frontal al robo de hidrocarburos (llamado huachicol en México) que desde hace años sufría Pemex, delito que genera pérdidas millonarias para la compañía.

Según fuentes oficiales, las pérdidas llegaron a 65.000 millones de pesos (unos 3.400 millones de dólares) tan solo en 2018.

Para acabar con este problema, se reforzó la vigilancia de los ductos desplegando miles de agentes de seguridad y se cambió el método de transporte de gasolina a uno que implica el uso de pipas (camiones cisterna).

Estas medidas causaron durante el mes de enero y parte de febrero una crisis de desabastecimiento en diez estados del país, con estaciones de servicio cerradas y compras de pánico.


Anuncio