"El Chapo" comparece ante la Corte por última vez antes del inicio del juicio

EFE

Por última vez antes del inicio de su juicio en Nueva York, Joaquín "El Chapo" Guzmán compareció hoy ante el juez encargado del caso, que volvió a desestimar las peticiones de la defensa para aplazar el proceso.

El magistrado, Brian Cogan, confirmó una vez más su intención de dar comienzo al juicio el próximo 5 de noviembre pese a que los abogados del narcotraficante mexicano insisten en que necesitan más tiempo para preparar el proceso.

"Nunca va a estar todo lo listo que le gustaría estar en un caso como este", respondió Cogan a Jeffrey Lichtman, uno de los letrados que representa a Guzmán, ante su último intento de lograr un aplazamiento.

Lichtman ya había visto el pasado 20 de septiembre cómo el juez rechazaba su solicitud para retrasar el inicio del juicio y hoy finalmente pareció darse por vencido.

"Estaremos aquí el día 5. (...) Tan preparados como sea posible", dijo a los periodistas tras la audiencia, insistiendo en que se trata de un caso "demasiado grande" para abordarlo "de forma competente" con el poco tiempo disponible.

Los abogados de Guzmán insisten en que la cantidad de documentos que utilizará la Fiscalía para tratar de probar la culpabilidad del narcotraficante y apoyar el testimonio de los testigos es tan grande que hace casi imposible su trabajo.

En total, se esperaba que el Gobierno presente unos 25.000 documentos de todo tipo, aunque los fiscales precisaron hoy que la cifra podría reducirse finalmente a unos 13.000.

"Nos dijeron 25.000, ahora nos dicen que más de 13.000. Sea lo que sea, es demasiado para estar listos para juicio en tres semanas, pero es lo que hay", dijo Lichtman a los periodistas.

En la vista preparatoria de este miércoles, la última antes del juicio, el juez urgió a los fiscales y a los abogados a cooperar para facilitar en todo lo posible la preparación del proceso.

Como es habitual, Guzmán estuvo presente en la sala, vistiendo el uniforme azul de la prisión y siguiendo las discusiones con unos auriculares a través de los que recibe traducción simultánea.

Quien no estuvo en esta ocasión fue su esposa, Emma Coronel, que hasta ahora había acudido siempre a las audiencias de este tipo, a menudo acompañada de otros familiares.

Guzmán, que está internado en una prisión de máxima seguridad en Manhattan, ha comparecido regularmente ante el juez desde que fue extraditado a Estados Unidos en enero de 2017.

Cada vez que debe acudir a la Corte, situada en el distrito de Brooklyn, "El Chapo" es trasladado en medio de un enorme dispositivo de seguridad, una situación que podría cambiar durante el juicio, pues el juez ha prometido una serie de arreglos para evitar las complicaciones que presenta ese trasiego.

La defensa de Guzmán, que en agosto planteó la posibilidad de que se habilite una celda para el acusado en el juzgado o en un edificio próximo, evitó hoy dar detalles al respecto.

El próximo 5 de noviembre, el juicio arrancará con la selección de los miembros del jurado, cuya identidad se mantendrá protegida para garantizar su seguridad.

Inicialmente, el juez tenía previsto llevar a cabo ese proceso a puerta cerrada, con solo dos representantes de cada parte en la sala, pero tras una petición de medios de comunicación estadounidenses, hoy se mostró abierto a permitir que los periodistas presencien la selección.

La fórmula por la que pareció inclinarse Cogan, propuesta por la defensa, es que los medios de comunicación puedan seguir el proceso a través de un circuito de vídeo desde una sala contigua.

Una vez elegido el jurado, el juicio en sí arrancará inmediatamente y se prolongará hasta cuatro meses, según las estimaciones del juez.

La Fiscalía tiene previsto llevar al estrado a decenas de testigos, cuya identidad se mantiene en secreto para proteger su seguridad.

A priori habrá entre ellos varios narcotraficantes condenados y personas que han optado por cooperar con las autoridades estadounidenses.

Entre otros, se especula con que aparezcan Dámaso López, "El Licenciado", considerado el sucesor de Guzmán en el Cartel de Sinaloa y que fue extraditado el pasado julio a EE.UU., o Jesús Vicente Zambada Niebla, otro miembro del grupo que se declaró culpable y aceptó colaborar con los investigadores.

También podrían declarar, según varios expertos, Pedro y Margarito Flores, hermanos protegidos por el Gobierno federal y que supuestamente ayudaron a las autoridades con grabaciones y otra información mientras trabajaban con "El Chapo".

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
59°