Anuncio

Peña Nieto recibe a Meade tras su derrota electoral y le desea futuros éxitos

Fotografía cedida por la Presidencia de México que muestra al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto (i), mientras recibe al candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade (d), en la residencia oficial de Los Pinos hoy, jueves 5 de julio de 2018, en Ciudad de México (México). EFE/Presidencia de México

Fotografía cedida por la Presidencia de México que muestra al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto (i), mientras recibe al candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade (d), en la residencia oficial de Los Pinos hoy, jueves 5 de julio de 2018, en Ciudad de México (México). EFE/Presidencia de México

EFE

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, recibió hoy al candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade, quien perdió las elecciones del pasado domingo y le deseó "éxito a él y a su familia en los proyectos personales y profesionales que emprendan”.

“Celebro su convicción democrática. Coincidimos en que, en unidad, los mexicanos hemos construido un país más fuerte y con más oportunidades para todos”, publicó el mandatario en redes sociales.

Asimismo, el presidente agradeció a Meade su “colaboración” con el Gobierno, puesto que dirigió las secretarías de Relaciones Exteriores y de Desarrollo Social hasta que Peña Nieto lo presentó como candidato presidencial del PRI.

“Le agradecí su colaboración en mi administración; sé que seguirá trabajando por un México mejor”, dijo Peña Nieto.

Las fotografías de la reunión difundidas por Presidencia muestran a un Meade sonriente que se ha dejado crecer la barba.

El 1 de julio, Meade obtuvo 9,2 millones de votos, equivalente a un 16,4 % de los votos, frente a los 30 millones que logró el izquierdista Andrés Manuel López Obrador y los 12,5 millones del derechista Ricardo Anaya.

Además, el PRI perdió su mayoría en el Congreso mexicano y no logró ganar en ninguno de los nueve estados que elegían gobernador, perdiendo así el poder que tenía en Jalisco, Yucatán y Chiapas.

En un gesto inédito en la historia mexicana, el antaño hegemónico PRI reconoció su derrota pocos minutos después del cierre de los colegios electorales.

Acompañado de su mujer, Meade reconoció entonces la victoria de López Obrador y le deseó “el mejor de los éxitos”.


Anuncio