Anuncio
Share

Cupo de importaciones de cerdo sin arancel abrirá nuevos mercados para México

Fotografía de cerdos en edad de sacrificio. EFE/Archivo

Fotografía de cerdos en edad de sacrificio. EFE/Archivo

EFE

El cupo abierto por el Gobierno mexicano para importar carne de cerdo libre de arancel por un monto de 350.000 toneladas permitirá “abrirse a nuevos mercados” y evitar que el consumidor asuma el costo de la “guerra comercial” abierta con EE.UU., afirmaron hoy analistas consultados por Efe.

La medida, que tiene vigencia hasta el 31 de diciembre de 2018 y que contempla carne de cerdo fresca, refrigerada y congelada, es una de las respuestas emprendidas por el país latinoamericano después de que EE.UU. anunciara que aplicaría aranceles de 25 % y 10 % a los productos de acero y aluminio mexicanos, respectivamente.

Ante esto, México contraatacó con la imposición de medidas equivalentes a diversos productos provenientes del vecino del norte, entre ellos, piernas y paletas de cerdo.

El nuevo cupo “es una buena oportunidad para abrirnos a nuevos mercados” y para “ir avanzando en dejar esta dependencia con Estados Unidos”, país que acapara 89,2 % de las importaciones de carne de cerdo de México, dijo a Efe Manuel Valencia, especialista en negocios internacionales del Tecnológico de Monterrey.

Agregó que empezar a proveerse de países a los que tradicionalmente no se compra “demostrará a Estados Unidos que podemos dar un giro hacia un mercado nuevo y hacia nuevos clientes”.

En este sentido, el reto será la logística. “Por eso, los empresarios mexicanos se tendrán que acostumbrar a medir bien los inventarios y buscar la anticipación sin la cercanía de Estados Unidos”, valoró el experto.

Las importaciones representan, en promedio, un tercio del consumo nacional, por lo que México hizo pública esta medida para evitar una desestabilización en el mercado, mejorar los niveles de oferta y proteger a los consumidores, de acuerdo con el texto publicado en el Diario Oficial de la Federación.

El analista internacional Juan María Naveja señaló a Efe que la reacción de México frente a la decisión arancelaria que EE.UU. tomó el pasado 31 de mayo ha sido “muy oportuna”.

Los aranceles anunciados por México podrían llegar a impactar en el consumidor, “pero si las cuotas permiten cubrir lo que se estaba importando de Estados Unidos el impacto será mínimo”, abundó.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, estimó que el valor de las medidas interpuestas por el país latinoamericano ronda los 3.000 millones de dólares, similar al que suponen las medidas estadounidenses.

“Se está calculando que esa cuota se iría a la Unión Europea (UE), aunque Brasil ya levantó la mano”, destacó Naveja.

Las relaciones comerciales entre la UE y México, además, han sido impulsadas recientemente con la actualización del acuerdo -que estaba en vigor desde 2000- entre ambas partes, que permitirá eliminar impuestos arancelarios en la mayoría de los bienes.

El comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, indicó el pasado abril que los aranceles al cerdo serán “virtualmente eliminados”.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) ha indicado que están habilitadas para exportar cárnicos de cerdo al país 42 plantas danesas, 234 españolas, 10 francesas, cinco alemanas, 92 italianas, 37 belgas, dos australianas y varias neozelandesas.

Además, otras 142 plantas canadienses y ocho chilenas, que no cobran arancel.

Estos países pueden ingresar a México productos como embutidos, carne ahumada, carne cocida, cruda, enlatada, preparada o deshuesada de diferentes partes del cerdo como lomos, cachete, tripas o trompas.

Actualmente, México importa 754.000 toneladas de carne de cerdo anuales de Canadá, Chile, España, Dinamarca, Italia y Estados Unidos.


Anuncio