Anuncio
Share

López Obrador acuerda cooperar con empresarios tras meses de enfrentamientos

El candidato izquierdista a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador. EFE/Archivo

El candidato izquierdista a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador. EFE/Archivo

EFE

A 25 días de las elecciones presidenciales mexicanas y en la recta final de una campaña llena de reproches con el sector empresarial, el candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador buscó hoy mejorar su relación con los empresarios mediante un acuerdo de cooperación que se materializará si gana los comicios.

López Obrador, líder en todos los sondeos, mantuvo una reunión en la capital mexicana con empresarios agrupados en el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

A la salida, el tres veces aspirante presidencial celebró ante la prensa que el encuentro “fue una buena reunión” en la que “no hubo confrontación”, y afirmó que acordó con los empresarios mantener una “relación de cooperación” en caso de que alcance la Presidencia en los comicios del próximo 1 de julio.

“Hubo planteamientos francos y abiertos. Se ejerció la libertad en plenitud por las partes, no hubo censura y se habló con claridad y franqueza”, desveló el candidato.

Añadió que “lo más importante es que haya un acuerdo de que si ganamos vamos a tener una relación de cooperación entre sector privado y público”.

El izquierdista quiere alcanzar con los empresarios un “acuerdo para desarrollar y crear empleos que mejoren la situación económica y social de nuestro país” y que “ponga por delante el interés nacional”.

Previamente, al llegar a la reunión, López Obrador ya había avisado que traía “amor y paz para todos”, uno de sus lemas de campaña, pero también que iba a “hablar con toda sinceridad y autenticidad”.

El CMN mantuvo durante esta mañana reuniones con todos los candidatos a la Presidencia, incluido López Obrador y, en un comunicado sostuvo hoy que los empresarios “trabajarán de la mano con quien resulte ganador de la contienda electoral en beneficio del país y de los mexicanos.”

“Necesitamos un gobierno que facilite el quehacer productivo y garantice condiciones mínimas de legalidad, justicia, paz y oportunidades para mejorar la calidad de vida de todos los mexicanos”, aseguró el presidente del organismo, Alejandro Ramírez.

La relación entre el candidato del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y el sector empresarial no ha sido nada sencilla durante los dos meses transcurridos de campaña electoral, en la que se han intercambiado innumerables reproches.

Incluso algunos empresarios, como Alberto Baillères , tercer hombre más rico de México, han pedido a sus empleados que no voten por López Obrador, quien en diferentes ocasiones calificó a líderes empresariales de “minoría rapaz”.

Las propuestas del candidato de revisar la reforma energética de 2013 -que terminó con el monopolio de la empresa estatal Pemex en la explotación de hidrocarburos- o de frenar la construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México han causado inquietud entre los empresarios.

El magnate mexicano Carlos Slim llegó a criticar públicamente a López Obrador en una rueda de prensa en la que avisó de que el nuevo aeropuerto, en cuya construcción participa el empresario, supondrá un “detonador” para el desarrollo de México y frenar su construcción sería “suspender el crecimiento del país”.

Desde la empresa de seguros NRGI Broker respondieron a López Obrador que la reforma energética “ha sido un éxito” y desde la firma Apple Leisure Group, el mayor turoperador en Estados Unidos, definieron una eventual presidencia del izquierdista como “una tormenta perfecta”.

Pero la reacción más severa vino, precisamente, del CMN, que condenó en mayo los “ataques personales” y las “descalificaciones infundadas” que, a su juicio, reciben de López Obrador.

También la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), que aglutina a 36.000 empresarios de diversos sectores, pidió “tolerancia” al izquierdista.

Con todo, López Obrador ha ido virando a lo largo de la campaña su discurso, desde criticar a los empresarios por apoyar al candidato conservador Ricardo Anaya, del Partido Acción Nacional), hasta agradecer a la cúpula empresarial que “genere empleos que hacen posible el desarrollo de México”.

En un foro con empresarios de turismo intentó limar asperezas al matizar que la suspensión de la construcción del nuevo aeropuerto será una decisión que deberá analizar, y en otro encuentro con la Coparmex coincidió con la patronal en la necesidad de aumentar el salario mínimo.

El 1 de julio, 89 millones de mexicanos están llamados a las urnas para elegir al presidente de México, los diputados, los senadores, ocho gobernadores, el jefe de Gobierno de Ciudad de México y más de 3.400 cargos locales.

López Obrador, con una preferencia de voto de cerca del 50 %, parte como favorito por delante de Anaya, el oficialista José Antonio Meade y el independiente Jaime Rodríguez.


Anuncio