Advertisement
Share

Artista danés crea en México flores con residuos para concienciar a población

Vista de la obra "Plastic Forest" del artista danés Thomas Dambo hoy, viernes 20 de abril de 2018, ubicada en el jardín botánico del bosque de Chapultepec en Ciudad de México (México). EFE

Vista de la obra “Plastic Forest” del artista danés Thomas Dambo hoy, viernes 20 de abril de 2018, ubicada en el jardín botánico del bosque de Chapultepec en Ciudad de México (México). EFE

EFE

El bosque de Chapultepec en Ciudad de México amaneció hoy con más flores de lo habitual, esta vez son flores gigantes hechas por el artista danés Thomas Dambo a partir de residuos y con el fin de concienciar a la población sobre la importancia del reciclaje.

Invitado por el Gobierno de México al “Festival de Flores y Jardines”, el escultor recolectó desechos y erigió coloridas estructuras que emulan los cuerpos florales con el fin de, según contó a Efe, hacer ver que la basura tiene un valor, e incluso “puede ser algo divertido”.

“Espero que llegue el día en que vean que la basura puede ser divertida y bonita, no es algo desagradable, la basura tiene un valor”, aseguró el joven artista.

Los deseos de “cambiar el comportamiento de la gente” de Dambo se verán cumplidos a partir de hoy, cuando los viandantes se topen con este edén en medio del parque más emblemático y concurrido de la capital mexicana.

Para el europeo cambiar de mentalidad es esencial ya que, si no se hace, el planeta corre el riesgo de colapsar dados los altos niveles de contaminación y residuos que se vierten a diario a nivel mundial.

Sobre México, destacó que la gente “no entiende lo que es reciclar”, por lo que iniciativas artísticas como estas se hacen aún más necesarias.

Según el último Diagnóstico Nacional de Residuos que se hizo en el país, en 2012, las metrópolis más pobladas generan 1,5 kilogramos de residuos al día por cada individuo, un total de 547 kilos al año.

“Si continuamos viviendo de esta manera al final no habrá más México, solo un gran trozo de basura y la gente vivirá arriba”, aseguró.

Dambo no estuvo solo a la hora de realizar el proyecto, en el que colaboraron más de 1.200 personas, entre ellos 800 estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), alumnos de primaria y adultos mayores.

Involucrar a los niños, “los adultos del mañana”, en la construcción de las esculturas es hacerles ver que la basura es un juego divertido, algo vital para conseguir un mundo menos contaminado.

Realizar esta obra llevó al escultor a entender que “algo que puede ser basura para alguien puede ser un tesoro” para los demás.


Advertisement