Anuncio

Senado mexicano refrenda voluntad de colaboración con EE.UU. en la era Trump

El Senado mexicano refrendó hoy su voluntad de "mantener el espíritu de colaboración" con Estados Unidos, luego de que el magnate Donald Trump fuera investido como el presidente 45 de ese país. EFE

El Senado mexicano refrendó hoy su voluntad de “mantener el espíritu de colaboración” con Estados Unidos, luego de que el magnate Donald Trump fuera investido como el presidente 45 de ese país. EFE

El Senado mexicano refrendó ayer su voluntad de “mantener el espíritu de colaboración” con Estados Unidos, luego de que el magnate Donald Trump fuera investido como el presidente 45 de ese país.

“El Senado de la República celebró la transmisión pacífica del poder en la Unión Americana como un fundamento de todo orden democrático, y refrendó su voluntad de mantener el espíritu de colaboración que en las últimas décadas ha distinguido la relación México-Estados Unidos”, indicó la institución en un boletín.

El presidente de la Mesa Directiva del Senado, Pablo Escudero, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), señaló que a los pueblos de México y Estados Unidos “los unen profundos lazos familiares, sociales y económicos que trascienden de generación en generación”.

Por ello, dijo que desde ese órgano legislativo se impulsará el mantenimiento y respeto de las reglas bilaterales y multilaterales del libre comercio. “Estas son garantes de la prosperidad compartida. Daremos seguimiento puntual a las acciones que la nueva administración del presidente Trump emprenda”, agregó.

Además, afirmó que el Senado “no cesará en proteger y cuidar a los nacionales mexicanos y sus familias que viven en la Unión Americana”.

Para ello, explicó, ya se trabaja en líneas de acción inmediatas como insistir en la urgente necesidad de dotar a la red de consulados mexicanos en Estados Unidos de mayores recursos financieros y humanos para atender a la comunidad migrante.

A su vez, el coordinador de senadores del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Fernando Herrera, destacó que el discurso de investidura de Trump, centrado en asuntos nacionales y con un fuerte acento patriótico, fue “preocupante”.

“Fue un mensaje de arrogancia y prepotencia y habrá de combatirse con inteligencia y astucia”, remarcó.

Herrera llamó a “cerrar filas” entre los poderes del Estado para crear un solo frente ante el desafío que supone la llegada del magnate a la Casa Blanca, quien busca endurecer el control migratorio y renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En tanto, el líder nacional del PAN, Ricardo Anaya, llamó a la unidad frente a la nueva administración estadounidense.

“En 1847, justo hace 170 años, nos invadió un ejército norteamericano. Fue muy significativa la batalla de Churubusco, cuando el general estadounidense Twiggs le ordena a los soldados mexicanos que entreguen sus municiones. El general Anaya pronuncia aquella valiente y conocida frase: Si hubiera parque (municiones), no estaría usted aquí", refirió.

Añadió que hoy, “ante el desafío que representa Donald Trump, tenemos parque; nuestro parque es la unidad de todos los mexicanos, unidad frente a este discurso proteccionista, demagógico y populista que acabamos de escuchar”.

“Estamos todos convocados a defender a México de manera pacífica, sin odio y sin violencia. Pero con toda nuestra energía, con toda nuestra convicción”, añadió, al tiempo que pidió al Gobierno “que deje a un lado la tibieza y asuma con absoluta firmeza y dignidad la nueva relación con Estados Unidos”.

En el mismo sentido, el presidente del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Ochoa, sostuvo que “el inicio del nuevo gobierno de Estados Unidos reclama la unidad de todos los mexicanos”.

“Los intereses de México están primero. Seremos inflexibles en defender los derechos de los mexicanos. Es momento de recobrar la confianza y la unidad como país. Unidos y con dignidad es como vamos a tener éxito en resolver los retos y en aprovechar las oportunidades en esta nueva etapa”, acotó.

Por su parte, el líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador, dijo en Ciudad Acuña, estado de Coahuila, que propondrá al presidente Enrique Peña Nieto que pida inmediatamente una reunión urgente con Trump para hacer valer los derechos humanos de los migrantes mexicanos y de otros países.

También censuró la “pasividad” del Gobierno ante Estados Unidos. “Hay que tomar la iniciativa y ante la amenaza y el manejo perverso de la política de la incertidumbre, fijar una postura con claridad sin titubeos ni medias tintas. Tenemos derecho a poner nosotros la agenda sobre la mesa”, acotó.

Finalmente, se declaró dispuesto a “suscribir, junto con otras organizaciones políticas y sociales, con los sectores económicos, civiles y los intelectuales del país, un acuerdo de unidad nacional en defensa de los derechos de los migrantes y de los intereses superiores de México”.


Anuncio