Anuncio
Share

Ministro de Defensa mexicano, a favor de que tropas regresen a los cuarteles

El ministro mexicano de Defensa, Salvador Cienfuegos, dijo hoy estar dispuesto a que las tropas del Ejército vuelvan a los cuarteles y dejen de combatir en las calles la delincuencia organizada, una labor que comenzaron a finales de 2006. EFE/Archivo

El ministro mexicano de Defensa, Salvador Cienfuegos, dijo hoy estar dispuesto a que las tropas del Ejército vuelvan a los cuarteles y dejen de combatir en las calles la delincuencia organizada, una labor que comenzaron a finales de 2006. EFE/Archivo

El ministro mexicano de Defensa, Salvador Cienfuegos, dijo hoy estar dispuesto a que las tropas del Ejército vuelvan a los cuarteles y dejen de combatir en las calles la delincuencia organizada, una labor que comenzaron a finales de 2006.

En una conferencia de prensa, el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) afirmó que levantaría “no una, sino las dos manos” para que el Ejército vuelva a los cuarteles y lleve a cabo las tareas que le corresponden constitucionalmente.

“Nosotros no pedimos estar aquí (en las calles), no nos sentimos a gusto. No estudiamos para perseguir delincuentes, nuestra función es otra y se está desnaturalizando”, apuntó.

Esta es la primera vez que Cienfuegos, en el cargo desde el inicio de la Administración de Enrique Peña Nieto en diciembre de 2012, expresa al menos públicamente su rechazo a la decisión tomada hace una década por el entonces presidente Felipe Calderón (2006-2012).

En el marco de la llamada guerra contra el narcotráfico lanzada por Calderón, marinos y soldados salieron a las calles para combatir la delincuencia organizada, en una decisión muy cuestionada por el elevado número de fallecidos que arrastra el país.

El secretario de Defensa denunció que en esta última década las policías estatales y municipales no se han reformado para acometer sus obligaciones.

Durante su campaña electoral, Peña Nieto prometió el retorno “gradual” de los militares a los cuarteles en la medida en que se registrara una disminución de la violencia del crimen organizado, pero transcurridos cuatro años de su mandato eso no ha ocurrido.

Cienfuegos habló de la difícil tesitura en la que trabajan los soldados, quienes enfrentan los grupos delictivos entre el temor de terminar en la cárcel por violar derechos humanos y el miedo de ser procesados por desobediencia.

Por ello, exigió que las Fuerzas Armadas tengan “un marco que les respalde cuando tengan que actuar”.

Asimismo, opinó que la violencia no puede solucionarse “a balazos” y consideró que el nuevo sistema de justicia penal, implementado este año, no está funcionando como debería.

“No se puede tasar igual a una persona que robó comida que a un criminal, pero a veces vemos que esto está pasando”, señaló en un inusual tono crítico de parte de las fuerzas castrenses.


Anuncio