Una mujer dice que agente de ICE le apuntó con un arma en un incidente en la I-15

Lyndsay Winkley
Contact ReporterSan Diego Union-Tribune

Un caso de aparente exceso de velocidad en la carretera indujo a un agente federal a apuntar una pistola a una mujer mientras conducía por la interestatal 15 con su hijo de 2 años en el asiento trasero el domingo por la tarde, dijo la mujer.

Los oficiales de la Patrulla de Caminos de California (CHP) que investigan el incidente identificaron al hombre involucrado como agente de Inmigración y Aduanas (ICE).

La agencia federal dijo en un comunicado del jueves que están "cooperando plenamente" con la investigación.

"ICE mantiene a su personal con los más altos estándares profesionales y tiene cero tolerancia para los empleados que violan la confianza del público", dijo la portavoz Lauren Mack.

Felicia Ocampo dijo que iba camino a su casa en Escondido luego de permanecer el fin de semana en un campamento cuando notó que un Ford Focus plateado aceleraba su velocidad para ir detrás de ella cerca de Mira Mesa Boulevard.

El conductor empezó a seguirla muy de cerca, dijo ella, así que aceleró para alejarse de él. En poco tiempo, los dos autos estaban entrando y saliendo del tráfico. En un momento, la encajonó entre dos vehículos. Más tarde, ella pisó el freno cuando él empezó a seguirla de nuevo.

Ambos coches iban rápido, dijo.

"Yo no sabía por qué este tipo estaba jugando conmigo", dijo. "Yo iba a hacer cualquier cosa para alejarme de él. Estaba conduciendo erráticamente. Era como si estuviera tratando de dañar mi coche o de sacarme de la carretera".

Finalmente decidió pasar al carril de baja velocidad, con la esperanza de que él la rebasara. En su lugar, él se puso a su lado. Dijo que ella bajó la ventana, le hizo un gesto obsceno y le preguntó molesta lo que estaba haciendo.

Él respondió mostrando una pistola.

"Él me apuntó con el arma y dijo: 'Oríllate (expletivo) o voy a disparar'", dijo.

Cuando volvió a mirar al hombre, dijo que estaba poniéndose un chaleco antibalas.

Dijo que no había nada en el Ford Focus que sugiriera que era agente de la policía, pero el chaleco la hizo detenerse y decidió orillarse cerca de Ted Williams Parkway, a unos 5 kilómetros de donde comenzó el incidente.

Rápidamente se detuvo detrás de ella, y cuando apareció en su ventana, ella se manifesto.

“Empecé a gritarle, '¿Qué estás haciendo? ¡Me estás asustando!'", dijo. "Luego él me dijo: 'Si no cierras la boca, voy a poner mi arma en ella y la cerraré por ti'".

Dijo que la regaño por su exceso de velocidad y le dijo que tenía suerte de que no la detuviera.

Ella se calló y el hombre le pidió su licencia de conducir y prueba de seguro. Luego regresó a su coche. En ningún momento se identificó a sí mismo ni dijo con qué agencia estaba, dijo.

Cuando el hombre volvió, su comportamiento había cambiado. Le dijo que "fue su día de suerte", que las luces de emergencia en su coche no funcionaban y que no tenía el papeleo para multarla en su coche. Luego sonrió y se disculpó.

Ella dijo que se disculpó también y rápidamente se fue cuando él volvía a su coche. Ella se dio cuenta más tarde que él nunca le devolvió su licencia de conducir.

“Lo que hizo - no está bien", dijo el jueves. “No debería haber apuntado su arma hacia mí. No hice nada para merecer eso".

El oficial de CHP, Jake Sánchez, dijo que es demasiado pronto para decir si se presentarán cargos.

Winkley escribe para el U-T.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°