Anuncio

Propuesta podría desalentar a más de 80 mil personas de fumar en Los Ángeles

De aprobarse la 56, el estado recaudaría entre 1.3 y 1.6 mil millones en impuestos en el primer año.

De aprobarse la 56, el estado recaudaría entre 1.3 y 1.6 mil millones en impuestos en el primer año.

(AP)

De aprobarse, en la boleta electoral la Proposición 8 de noviembre, la 56 impondría un impuesto hasta de dos dólares extras por cada caja de cigarros, cigarrillos, tabaco para masticar, cigarros electrónicos y jugos con nicotina.

Con estos fondos, señala el Departamento de Salud Pública de Los Ángeles (LACHDP), la proposición podría salvar miles de vidas. De hecho, habría unos 83 mil fumadores adultos menos cada año tan solo en el condado de Los Ángeles.

Expertos en la salud muestran cómo la Proposición 56 podría salvar miles de vidas al reducir los costos de atención médica de la comunidad asociados con las enfermedades relacionadas con el tabaco.

También desalentaría de fumar a por lo menos unos 50 mil adolescentes y adultos jóvenes menores de 24 años de edad, arroja el estudio de LACHDP.

Además, el hallazgo destaca que entre más impuestos al tabaco “hay más efectividad en la reducción de fumadores, particularmente aquellos que son jóvenes y de bajos recursos”.

El estudio refuerza lo que los simpatizantes de la proposición han venido recalcando.

“Tener a los adolescentes y las personas de escasos recursos enganchados al cigarro, es esencial para la rentabilidad de las [compañías] tabaqueras”, sostiene Jim DeBoo, jefe de campaña de Sí a la 56 – Save Lives CA.

De aprobarse la 56, el estado recaudaría entre 1.3 y 1.6 mil millones en impuestos en el primer año. Estos fondos serían utilizado para pagar la educación sobre los efectos del fumar tabaco y cigarrillo, entrenamiento adicional para los médicos y programas de atención médica para las personas de bajos recursos.

Con la suma recolectada, “la industria tabacalera está luchando fuertemente para derrotar la Proposición 56. Saben que va a salvar vidas y poner en peligro su modelo de negocio, orientada primordialmente a los menores de edad”, afirma DeBoo.

El estudio también muestra cómo California ha quedado rezagado del resto de la nación cuando se trata de impuestos sobre el tabaco. En 1988, California fue el primer estado de la nación en adoptar un impuesto con la intención de controlar el negocio tabacalero y la implementación de programas de prevención para reducir el consumo.

“Desde entonces, otros estados han seguido su ejemplo, pero California ahora va atrás de muchos estados”, indica el estudio.

Por el momento, la industria se ha defendido invirtiendo 56 millones de dólares para derrotar la Proposición 56, argumentando que no todos los fondos van a contribuir a la salud pública.

La 56 es respaldada con por lo menos unos 30 senadores y representantes políticos del estado y más de 40 organizaciones sin fines de lucro.

En contra de la proposición existen unas 30 cámaras de comercio así como California Republican Party, Libertarian Party of California y California Peace and Freedom Party.


Anuncio