Anuncio
Share

Parten gigantesca Rosca de Reyes y reparten leche en Downey

La panadería Porto’s, en conjunto con directivos de El Pavo Bakery, La Mascota Bakery, Homegirl Café y la campaña Toma Leche, partieron una gigantesca Rosca de Reyes y sirvieron chocolate caliente al estilo mexicano, champurrado y mucha leche. (Pedro Barrón/Especial para Hoy)

La panadería Porto’s, en conjunto con directivos de El Pavo Bakery, La Mascota Bakery, Homegirl Café y la campaña Toma Leche, partieron una gigantesca Rosca de Reyes y sirvieron chocolate caliente al estilo mexicano, champurrado y mucha leche. (Pedro Barrón/Especial para Hoy)

(Hoy)

“Yo le pediré a los tres Reyes Magos tener un buen día con mi familia”, expresó la pequeña Camila Rojas, de 9 años, y su amiga Sophia Ávila, de 10, desearía tener “una buena familia y un buen año”.

Las dos niñas son parte de la nueva generación de inmigrantes latinos que degustaron una rebanada de Rosca de Reyes.

Camila y Sophia tuvieron que esperar un buen rato para recibir su pedazo de pan, durante la develación de una inmensa Rosca de Reyes de 24 pies de largo por 2.5 pies de ancho, frente a las instalaciones de Porto’s Bakery, en la ciudad de Downey.

“Lo importante de este día es celebrar la diversidad de tradiciones en nuestra ciudad”, manifestó el alcalde Sean Ashton. “No se trata de un acto de tu cultura contra la mía, sino de que los niños aprendan de nuestras diversas manifestaciones culturales y tradiciones”.

La conocida panadería Porto’s, en conjunto con directivos de El Pavo Bakery, La Mascota Bakery, Homegirl Café y la campaña Toma Leche, dispusieron del personal necesario para llevar a cabo la obra y sus empleados sirvieron chocolate caliente al estilo mexicano gratis, champurrado y mucha leche.

Norma Rodríguez observa como su pequeña Audrey, de 4 años, saborea la deliciosa Rosca de Reyes que se repartió en rebanadas frente a Porto’s Bakery de la ciudad de Downey, entre más de 300 personas. En ese sitio la campaña Toma Leche, aprovechó para recomendar al público de consumir ese producto. (Pedro barrón/Especial para Hoy)

Norma Rodríguez observa como su pequeña Audrey, de 4 años, saborea la deliciosa Rosca de Reyes que se repartió en rebanadas frente a Porto’s Bakery de la ciudad de Downey, entre más de 300 personas. En ese sitio la campaña Toma Leche, aprovechó para recomendar al público de consumir ese producto. (Pedro barrón/Especial para Hoy)

(Hoy)

Esto último no fue casual. La campaña Toma Leche, conocida por su popular slogan: Got Milk, aprovechó la tradición para llevar su mensaje de la importancia de tomar leche, a las cientos de personas que se dieron cita para disfrutar de un pedazo de rosca y un vaso de leche.

Eventos similares se llevaron a cabo en panaderías de San Diego, Fresno y San José donde se promovió tanto la tradición de la Rosca de Reyes como la costumbre de tomar leche.

Una rosca enorme

La Rosca de Reyes en forma de anillo y 130 libras de peso fue decorada por el chef Tony Salazar, para lo cual empleó coloridas frutas secas confitadas.

“Nosotros siempre esperábamos la llegada de los Reyes Magos”, dijo Salazar. “El mejor regalo que me trajeron fue haber venido a Estados Unidos a los 9 años, junto con mis hermanos Víctor, Hugo y Clara, y mis padres, Antonio y María Salazar”.

La celebración del Dia de Reyes se festeja tradicionalmente en la cultura latina, el 6 de enero, durante la fiesta de la Epifanía o manifestación del niño Dios al mundo. A este niño nacido en el portal de Belén, los tres hombres sabios, Melchor, Gaspar y Baltazar le llevaron regalos de oro, incienso y mirra.

El oro era propio de los reyes y se lo ofrecieron a Jesús, Rey de Reyes en la iglesia católica; el incienso es un aroma que solamente se ofrecía en la antigüedad a la divinidad. Con ello quedó de manifiesto que Jesús es Dios, y la mirra, es una sustancia que se untaba en los cuerpos de las personas que morían. Con ello, los reyes magos manifestaron que Jesús también tiene una vida humana y que habría de morir para la salvación de los hombres.

Más de 300 personas acudieron al evento en el que se partió una gigantesca Rosca de Reyes y se repartió leche, como parte de la celebración del Día de los Reyes Magos. (Pedro Barrón/Especial para Hoy)

Más de 300 personas acudieron al evento en el que se partió una gigantesca Rosca de Reyes y se repartió leche, como parte de la celebración del Día de los Reyes Magos. (Pedro Barrón/Especial para Hoy)

(Hoy)

Junto a Camila y Sophia se encontraba dibujando y armando una corona la niña Maya Pedroza quien afirmó: “Yo no creo en Santa Claus sino en los Reyes Magos, ellos son quienes me traen regalos a mí”.

La pequeña hija de Alicia Pedroza, una mujer mexicana residente en Downey, dijo que ya había escrito su “cartita” a los Reyes Magos para que el 6 de enero le trajeran “artículos escolares, una mochila y un celular”.

Tony Salazar dijo que fue “titánica” la labor para preparar la gran rosca de reyes porque utilizó aproximadamente 130 libras de masa, una cantidad suficiente para meter al horno unas 43 roscas típicas; 70 huevos, 12 libras de azúcar, 18 libras de mantequilla, 60 libras de harina y numerosos galones de leche entera.

“Alla en Jalisco partimos la rosca por la tarde o la noche y servimos chocolate calientito para toda la familia”, expresó Norma Rodríguez, originaria de Guadalajara, quien acudió al evento con sus hijos Audrey y Scott Rodríguez. “Es tradición que quien se saque el ‘monito’ (el niño Dios) le toca hacer tamales en febrero”.

Por su parte, Cristina Alonso, de San Luis Potosí y abuelita de Robert Hernández, de siete años es muy inteligente y ha aprendido que son los Reyes Magos los que le traerán regalos el 6 de enero, “pero no ese hombre gordo que anuncian en la tele”.


Anuncio