Anuncio
Share

Padres de la joven que murió por sobredosis de drogas en una fiesta electrónica inician demanda

Una demanda sostiene que Katie Dix, de 19 años de edad, se hubiera salvado de recibir tratamiento médico a tiempo (Departamento de Motores y Vehículos de California).

Una demanda sostiene que Katie Dix, de 19 años de edad, se hubiera salvado de recibir tratamiento médico a tiempo (Departamento de Motores y Vehículos de California).

(California Department of Motor Vehicles)

Los padres de una estudiante universitaria de 19 años de edad que tuvo una sobredosis fatal de drogas en una fiesta electrónica (rave), realizada en el predio ferial del condado de Los Ángeles en agosto del año pasado, presentaron una demanda contra el organizador del evento, Live Nation, y contra el operador del lugar, la Asociación de la Feria del Condado de Los Ángeles.

Presentada por Mark y Pamela Dix, padres de Katie Dix, quien era estudiante de Cal State Channel Islands, la demanda acusa de negligencia a Live Nation y a la asociación de la feria. El documento alega que deberían haber sabido que la rave Hard Summer promovería las “actividades ilegales e ilícitas generalizadas”, entre ellas el uso de drogas prohibidas, como el Ecstasy.

La denuncia, presentada el pasado viernes en la Corte Superior de Los Ángeles, señala que los acusados “infringieron sus obligaciones de proteger” a los asistentes a la fiesta de la gente que distribuye o consume drogas ilegales. También menciona al Condado de Los Ángeles, que posee la mayor parte del predio de la feria, y a la Ciudad de Pomona, como demandados. El pleito los acusa de negligencia al crear, o permitir que otros creen, “una condición peligrosa de su propiedad pública”.

La demanda alega también que las fiestas electrónicas son una molestia generalizada y que son nocivas para la salud pública. Las autoridades del condado señalaron que 49 personas fueron llevadas en ambulancia desde el predio a siete salas de emergencia en toda la región, lo cual un funcionario denominó “un número inusualmente alto de traslados” para un único evento.

Según el forense del condado de L.A., Dix murió de una intoxicación por múltiples drogas, luego de ser hallada inconsciente. La demanda describe a Dix, graduada de la preparatoria Coronado High School, en el condado de San Diego, como “una estudiante vivaz y animada, a punto de entrar en su segundo año de universidad”. La joven colapsó en el evento, luego de ingerir una droga que, según pensó, era “Molly puro” -otro nombre que se le da al Ecstasy-. El pleito sostiene que en la rave había más gente de la permitida y que faltaba personal; también señala que la atención médica para Dix se demoró media hora, durante la cual la chica tuvo un paro cardíaco.

Cuando llegó a Pomona Valley Hospital Medical Center ya no podía hablar y tenía burbujas de saliva en las comisuras de la boca, aclara la demanda, que remarca que la chica podría haberse salvado de contar con pronta atención médica.

Representantes de Live Nation y de la Asociación de la Feria del Condado de L.A. prefirieron no hacer comentarios. La oficina del fiscal de la ciudad de Pomona no respondió a los llamados telefónicos de este medio. El gerente del quinto acusado, Staff Pro, de Huntington Beach, que aparece en la demanda como la empresa que aportó personal y empleados de seguridad al evento, tampoco quiso hacer comentarios.

Ha habido por lo menos 24 muertes relacionadas con las drogas en todo el país desde 2006, entre asistentes a fiestas electrónicas organizadas por compañías del área de Los Ángeles. Doce de ellas murieron en el sur de California -cuatro en el condado de San Bernardino y ocho en el condado de L.A.- y cinco en el área de Las Vegas. Médicos de emergencias han identificado algunas razones por las que el Ecstasy que se consume en grandes raves puede provocar lesiones graves, coma y la muerte. Un gran problema es que esta droga aumenta la temperatura corporal hasta los 109 grados, lo cual causa insuficiencia orgánica.

Si bien la deshidratación es un serio problema, beber agua en exceso también lo es, puesto que hace que los niveles de sodio se bloqueen y desencadenen convulsiones que bloquean el oxígeno en el cerebro.

Otra mujer, estudiante de UCLA y de 18 años de edad, Tracy Nguyen, de West Covina, también murió en la misma fiesta de música electrónica. Su muerte fue causada por una sobredosis de Ecstasy, informó el forense en febrero pasado.

Tras las muertes de Dix y Nguyen, la Asociación de la Feria del Condado de L.A. afirmó que no piensa organizar raves en el lugar durante 2016. Hard Summer volverá a realizarse este sábado y domingo en el Auto Club Speedway de Fontana, perteneciente al condado de San Bernardino.


Anuncio