Venezolanos buscan refugio en EEUU; se reporta un aumento del 168% de solicitudes de asilo

Venezolanos buscan refugio en EEUU, se reporta un aumento del 168% de solicitudes de asilo

A 10,221 asciende el número de venezolanos que han solicitado asilo político entre octubre de 2015 y junio de 2016 ante las autoridades estadounidenses; esta cifra representa un aumento de 3,810 peticiones, es decir el 168%, en comparación al mismo período anterior, indica un reporte reciente.

El análisis, realizado por el Centro Pew con base a datos del Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS), sostiene que solo en junio 1,370 venezolanos sometieron una solicitud, por lo que a nivel global este país solo es superado por China (11,826) y México (10,749).

En el 2011, Libia Berbesi salió de Caracas para Los Ángeles. “No salí corriendo, vine a estudiar”, aseguró al advertir que se estableció en la Unión Americana para aprender inglés, pero entiende que las condiciones han cambiado y cree que sus connacionales quieren un lugar con mayor estabilidad.

“La gente está huyendo, están asustados por la inseguridad y porque la situación del país es insostenible; el que está saliendo es especialmente el que tiene cierto nivel económico”, valoró Berbersi, asegurando que su familia sigue radicada en Venezuela.

El gobierno sudamericano, luego de la muerte de Hugo Chávez en el 2013, enfrente una férrea oposición que ha desembocado en una crisis social, económica y política. En las elecciones legislativas, celebradas en diciembre, el oficialismo perdió la mayoría en el parlamento.

En ese sentido, el despunte de solicitudes de asilo en suelo estadounidense, considera Miguel Tinker Salas, profesor de Estudios Latinoamericanos del Colegio de Pomona, es una estrategia de Washington porque cree que las causas de la migración son las mismas que el resto de la región.

“Estados Unidos está buscando un cambio de régimen en Venezuela y, por lo tanto, hay una utilización del conflicto para promover el tema del asilo político”, apuntaló el académico, agregando que quienes están saliendo “su nivel de vida o su expectativa de mantenerlo ha bajado”.

Esta ola migratoria reciente, sin embargo, no representa una aceptación automática de la petición, manifestó Elizabeth Uribe, abogada en inmigración. Como cualquier otro caso, los solicitantes deberán mostrar que en el pasado “han sufrido persecución o que van a sufrir un daño en el futuro”.

A criterio de la jurista, se entiende como argumento válido sufrimientos debido a la raza, religión, nacionalidad, opinión política o la pertenencia a un determinado grupo social. En los ’80, señaló que las guerras en América Central sirvieron para otorgar asilo a oriundos de esa región.

“Si es porque no tienen alimento o no están de acuerdo con el gobierno no significa que vayan a aprobar tu caso”, indicó Uribe, al aclarar que desde el 2005 el estándar para calificar a este amparo migratorio es más difícil, porque se exige evidencias y muchas veces documentos originales.

En territorio estadounidense, según la Oficina del Censo, en el 2013 vivían 248,000 personas de ascendencia venezolana, el 69% de ellas nacieron en suelo de Simón Bolívar. Además, el 59% de estos inmigrantes han estado en la tierra del ‘Tío Sam’ por más de una década.

Según el Migration Policy Institute, el segundo hogar para los venezolanos en el extranjero es España, donde radican 152,000, seguido de Italia (49,000) y Portugal (23,000); mientras que en el continente americano, en Colombia (47,000), Canadá (20,000) y México (16,000), son los otros bastiones.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
52°