Anuncio

Vaticinan los precios más elevados en la gasolina desde el 2014 en EEUU

Estos precios se observan en la ciudad de North Hollywood, pero en el transcurso del 2017 en L.A., Nueva York, Chicago, Washington D.C. y Seattle, las tarifas superarán los 3 dólares.

Estos precios se observan en la ciudad de North Hollywood, pero en el transcurso del 2017 en L.A., Nueva York, Chicago, Washington D.C. y Seattle, las tarifas superarán los 3 dólares.

(Soudi Jiménez)

En los primeros días del año, el galón de gasolina se ha vendido a $2.83 en Los Ángeles, aunque baje en febrero se cree que en mayo rondará en los $3.75 o más, esta será la tendencia según GasBuddy, organización que emitió un informe sobre la perspectiva de los precios de combustible para el 2017.

Estos precios, los más elevados desde 2014, se verán en otras grandes ciudades estadounidenses como Nueva York, Chicago, Washington D.C. y Seattle, con una gran posibilidad de que las tarifas se hagan efectivas también en las 20 áreas metropolitanas más grandes de la nación.

Patrick DeHaan, analista de GasBuddy, explicó que en parte obedece a la demanda de combustible en que se incurrirá. Sus proyecciones indican que los conductores gastarán 52,000 millones de dólares más en comparación al 2016, cuando el precio promedio por galón llegó a ser de $2.13.

“La previsión de los precios del combustible, especialmente este año, sigue siendo un desafiante equilibrio de la ciencia y el arte”, planteó el especialista, destacando que se suman los cambios de políticas. “La lista de factores que se mezclan en el pronóstico anual nunca ha sido mayor”.

El año pasado los choferes gastaron 302 mil millones de dólares en gasolina, pero en el 2017 se proyecta que llegue a 354 mil millones.

Expertos de esta entidad, prominente monitora de los precios del combustible, aseguran que influirá la volatilidad en el Medio Oriente, las fluctuaciones de divisas, el mantenimiento de refinerías, apagones no programados y eventos meteorológicos, entre otros factores.

Gregg Laskoski, analista, sostiene que en los últimos años el precio del gas se ha convertido en un ‘barómetro’ económico en la calle, asunto que genera opinión entre los consumidores de costa a costa.

“Pronosticar la dirección de ese ‘barómetro’, los posibles problemas y cómo las tendencias se traducirán en dólares y centavos nos da la oportunidad de compartir ideas que ayudan a todos a ahorrar dinero, incluso cuando los precios están subiendo”, señaló.

El promedio nacional más bajo se tendrá en febrero, cuando el precio por galón oscile en los $2.32, pero el costo más alto se tendrá en mayo, entonces la tarifa promedio será de $2.67.

Sin embargo, el precio de la gasolina más alto lo tendrá Los Ángeles, en donde alcanzará $3.80 por galón, en Washington D.C. será de $3.60; mientras en Chicago y Nueva York de $3.50. En Miami ascenderá a $3.20 y en Phoenix, Tampa y Boston se adquirirá en $3.0.

Cada día, Vistor Aresti maneja 50 millas desde Fontana hasta L.A. En caso de enfrentar altos costos, no descarta utilizar el tren. Sin embargo, la ventaja para él es que puede comprar gasolina en el Condado de San Bernardino, donde el precio es más barato.

“Si el precio sube en Los Ángeles, aquí donde vivo por lo general cuesta 50 centavos menos”, aseveró, dejando claro que los efectos colaterales no se pueden eliminar. “El precio en el combustible le afecta a todos, porque todo se va para arriba y se ve en los precios de los alimentos”.

Este incremento, sostienen en GasBuddy, es principalmente causa de la decisión tomada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que en noviembre decidió recortar las cuotas de producción por primera vez desde 2001.

Desde enero, los miembros de la OPEP dejaron de producir temporalmente 1.2 millones de barriles de petróleo por día.


Anuncio