Anuncio
Share

Urgen a la EPA prohibir el uso de siete pesticidas que ocasionan daños cerebrales

Aunque las organizaciones no tienen un número específico de cuánta gente está expuesta a estos pesticidas, notaron que actualmente hay alrededor de 2 millones de trabajadores del campo en Estados Unidos.

Aunque las organizaciones no tienen un número específico de cuánta gente está expuesta a estos pesticidas, notaron que actualmente hay alrededor de 2 millones de trabajadores del campo en Estados Unidos.

(Getty Images)

Más de 75 mil activistas, líderes comunitarios y científicos, le piden a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) prohibir el uso de una clase de pesticidas, que alegan, ponen en riesgo la salud de los trabajadores del campo en todo Estados Unidos y el desarrollo neurológico de los niños que habitan cerca de los campos agrícolas donde se produce la pulverización.

Este 23 de febrero, EPA cerró el periodo de comentarios públicos para dar inicio a la revisión del registro de siete plaguicidas organofosforados relacionados con el daño cerebral y la contaminación del agua.

Los plaguicidas llevan en nombre de clorpirifos-metil, dicrotofos, dimetoato, etoprop, profenofos, terbufos y tribufos. Estos se utilizan para matar los insectos que puedan dañar la producción de vegetales, frutas, granos y inclusive algodón.

Sin embargo, “se ha comprobado que esta clase de pesticidas no son necesarios para que sobreviva la producción. Hay cultivos que se mantienen muy bien sin estos químicos que sabemos tiene serias repercusiones en los humanos”, dijo Margaret Reeves, científica de alto nivel de la organización Pesticida Action Network, una red intencional que promueve políticas para proteger al público de los pesticidas.

“Cualquier persona expuesta a los organofosforados, enfrenta problemas de salud a corto plazo y a largo plazo. Los trastornos pueden ser desde vómitos, a nausea o asma, problemas pulmonares y daños a los músculos mientras a largo plazo los daños pueden ser cerebrales”, sostuvo Reeves.

Por tal motivo, en nombre de las organizaciones Earthjustice, United Farm Workers, Pesticide Action Network, Farmworker Justice, Natural Resources Defense Council, California Rural Legal Assistance Foundation, Farm Labor Organizing Committee y Pineros y Campesinos Unidos del Noroeste, el licenciado Matt Baca, sometió los siguientes comentarios a EPA.

“El uso continuo de estos pesticidas es una parodia de la justicia y la ciencia”, lee el comentario de baca, licenciado de Earth Justice.

“Es hora de sacar estos pesticidas fuera de nuestros cuerpos, nuestros alimentos y nuestra agua. Una prohibición total es lo que se merecen las comunidades, especialmente las comunidades de trabajadores agrícola que han tenido que lidiar desproporcionadamente con la carga de intoxicaciones y daños crónicos durante décadas”, agrega.

Los pesticidas neurotóxicos son terribles para los niños, envenenan a los trabajadores y están presentes en los alimentos y el agua potable a niveles desmesurados, dijo Baca a esta publicación.

Aunque las organizaciones no tienen un número específico de cuánta gente está expuesta a estos pesticidas, notaron que actualmente hay alrededor de 2 millones de trabajadores del campo en Estados Unidos.

Según Baca la evidencia científica muestra que incluso niveles mínimos de exposición pueden dañar los cerebros en desarrollo de los niños, ocasionar autismo y déficit de atención.

Al mismo tiempo que las organizaciones piden la prohibición, estas también piden la creación de zonas de amortiguamiento mientras EPA da los resultados.

“Ya que no solamente los campesinos están expuestos al envenenamiento de los plaguicidas organofosforados, sino también las comunidades alrededor de los campos; vecindarios, iglesias, parques y escuelas”, dijo Baca.

Asimismo, Virginia Ruiz, directora de salud ocupacional y ambiental de la organización Farworkers Justice, sostuvo que el mensaje directo para EPA “es actuar rápido”.

“Es necesario que EPA apoye las prácticas sustentables para que los agrícolas dejen de depender de estos pesticidas, pues la comunidad ya ha expresado su preocupación una y otra vez”, dijo Ruiz.

Por su parte, EPA respondió que las evaluaciones de riesgo preliminares para estos siete pesticidas, aunque muchos de sus usos han sido eliminados, pueden ser una medida necesaria para reducción adicionales de los productos o para darles otras restricciones.

“Si la EPA determina que existen riesgos para los trabajadores de la utilización de estos programas operativos [pesticidas], la agencia tomará medidas para reducir o eliminar dichos riesgos como parte de nuestra revisión del registro”, según su sitio de Internet.


Anuncio