Una escuela ‘rodante’ es popular entre niños de bajos recursos e indigentes de L.A.

Una escuela ‘rodante’ es popular entre niños de bajos recursos e indigentes de LA

Actualmente más de 345,000 niños sin hogar residen en California, y casi 65,000 de ellos están matriculados en escuelas del Condado de Los Ángeles. Muchos de estos menores viven en moteles, refugios e inclusive autos.

Debido a su estado económico inestable, a menudo cambian de zona, lo que les dificulta asistir a la escuela.

¿Y entonces cómo puedes estos niños obtener la educación que necesitan?

Es aquí donde Schools on Wheels (SOW), en español "Escuelas Rodantes", entran en acción, dice Catherine Meek, directora ejecutiva de la organización sin fines de lucro.

SOW tiene más de 2,000 voluntarios que se encargan de llegar a estos menores de kínder al 12 grado, que de otra forma no pueden viajar a la escuela convencional diariamente.

“Se les ayuda con mochilas, con útiles, se les registra en las escuelas y si no pueden asistir, se les da tutoría, pero no solo eso. El compromiso principal de la organización es darle esperanza”, dice Meek.

Desde hace 25 años, SOW ayuda a unos 3,300 estudiantes anualmente de seis condados en California, entre ellos Orange, Ventura, Santa Barbara, San Bernardino, Riverside y L.A., el cual tiene la mayoría de estudiantes sin hogar.  

“La mayoría de estos niños son de refugios transitorios, víctimas de violencia doméstica en el hogar, y varios de ellos provienen de lugares de crianza o viven en las calles”, dice Meek.

Muchos creerían que la mayoría de menores sin hogar son adolescentes, pero “desafortunadamente la edad promedio es de nueve años de edad, la mayoría el 40% latinos, 30% afroamericanos, 10% blancos y el resto es mixto”, señala.

Desde que comenzó la recesión en 2007, las cifras de niños sin hogar ha aumentado y la necesidad de más voluntarios es crítica.

SOW fue fundada hace 25 años por Agnes Stevens, una maestra de escuela jubilada que pasó tiempo dando clases a los niños locales después de la escuela.

Cuando se dio cuenta del número de niños sin hogar que asistían a las escuelas públicas locales, y se enteró de las limitaciones de su estudio, ella creó la organización para proporcionar servicios de tutoría para ellos.

Se reclutaron maestros voluntarios, se donaron útiles escolares y mochilas, y se lanzó uno de los programas locales de voluntariado más exitosos ahora en California.

Finalmente, Stevens fue galardonada con el Premio de los Niños del Mundo por los Derechos del Niño en 2008, y nombrada Persona del Año por LA Weekly en 2009.

Meek ha tomado el manto de Stevens y dice que la organización continúa con la misma misión de ayudar, ya que ella misma creció en Glasgow, Escocia, uno de los cinco hijos de una madre que tuvo que dejar la escuela a los 14 años después de que su padre murió.

"Éramos muy pobres, pero mamá nos alentó a todos a ir a la universidad", dice Meek.

“A parte de esperanza, queremos proveer modelos y estabilidad para los niños en una vida caótica que llevan. A parte del apoyo académico, les ayudamos a entender sus experiencias traumáticas. La meta es reducir la brecha y finalmente estabilizarlos en la escuela regular”, sostiene.

Y es que cada vez que un menor se muda, en el caso de los menores indigentes, por lo menos tres veces al año, estos pierden tres meses de educación escolar.

SOW llega a los refugios, las escuelas y sale a buscar a los menores que necesitan más ayuda, lo más difícil es encontrar a los niños que viven en los hoteles, ya que no hay un sistema que los identifique.

“Los tutores van a sus lugares una vez a la semana para regularizarlos en diferentes materias. Algunas veces la enseñanza se da en un parque, un motel o la calle misma. No les cobramos nada”.

Los voluntarios siempre son necesarios, ya que no todo niño obtiene la tutoría necesaria.

SOW cuenta con un proceso de entrenamiento para emparejar a los voluntarios con los menores, los voluntarios deben tener un historial criminal limpio.

El mensaje para la comunidad, es que “si queremos terminar el ciclo de la indigencia, debemos apoyar a nuestros niños con la educación y el amor necesario. Ellos son parte de la sociedad más vulnerable y frágil, sin voz, sin hogar”, dice Meek.

Para ser voluntarios ingresar a www.schoolonwheelsorg./volunteer. Para recursos familiares llamar al 800.923.1100

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
54°