Anuncio
Share

Una cárcel se expandirá como clínica para enfermos mentales en el Condado de L.A.

(Los Angeles Times)

La junta de supervisores del Condado de Los Ángeles vota a favor de invertir un total de 2.2 mil millones de dólares, para expandir la Cárcel Central de Hombres para servir también como clínica.

El informe final de impacto ambiental está programado para ser certificado y avanzar con diseños conceptuales, para el edificio que será llamado Instalación de Tratamiento Correccional Consolidado.

El objetivo es dar cabida a un número creciente de reclusos enfermos mentales, según la junta, ya que actualmente alrededor del 30 por ciento de la población total en las cárceles del condado sufre algún trastorno mental, necesitan tratamiento médico o de abuso de sustancias.

A pesar de que la junta y varios de sus departamentos defienden la expansión, algunos defensores de los enfermos mentales y la reforma de la justicia argumentan que las personas con enfermedades mentales nunca pueden ser tratadas efectivamente en la cárcel.

Johnson Brown, miembro de Black Lives Matter, acotó que los fondos deberían dirigirse a la creación de una clínica central para tratar a los enfermos, así como programas comunitarios.

“Esencialmente el dinero se va a la construcción de paredes, no a la atención de los que necesitan servicios. Aquí afuera se necesita una clínica especial, no solo para los que están enfermos mentales sino para los que sufren de abuso de sustancias”, dijo Brown.

“Además, se necesitan programas comunitarios para la juventud en riesgo… Menos encarcelados, menos dinero para gastar en ellos, menos círculos de enfermedad y vicios”, añadió.

Mark Anthony Johnson, de Justice LA, argumentó que los costos en total ascenderán a una cifra más alta y no la que expone la junta.

“El Condado de Los Ángeles no puede pretender valorar la seguridad y el bienestar de las familias negras y cafés, mientras gastan $3.5 mil millones en la construcción de la cárcel”, dijo Johnson.

No obstante, Joseph Dempsey, comandante de la división de servicios de custodia del Departamento del Sheriff afirmó que el cambio es necesario.

A juicio de Dempsey, en la actualidad es casi imposible cumplir con todas las disposiciones de varios tribunales, en acuerdos de asentamiento monitoreados, dirigidos a reducir la violencia en la cárcel y prevenir suicidios de reclusos.

Asimismo, explicó que la Cárcel de Hombres es “una instalación envejecida y decrépita que se está desmoronando estructuralmente”.

“Se ha vuelto insegura para los internos y se vuelve insegura para el personal”, dijo el comandante, ya que su infraestructura es de 1960.

Por ejemplo, los agentes no pueden ver dentro de las celdas hasta que están justo frente a ellas, por lo que es difícil controlar a los reclusos.

Hay un pequeño espacio en la parte posterior de los cuartos, en donde los reclusos están completamente ocultos a la vista, lo que aumenta el riesgo de suicidios.

La mayoría de los reclusos con enfermedades mentales están alojados en Twin Towers Correccional Facility, la cual se ha convertido en un “centro de salud mental de facto’’, dijo Dempsey, pero a pesar de que la estructura es de los años 90, está muy mal diseñada para este sector.

Los presos en Twin Towers se someten a evaluaciones de salud mental en un espacio abierto y con mucho ruido. Algunos de los que son evaluados inclusive tiene que gritar para explicar su condición y preocupaciones.


Anuncio