Anuncio
Share

¿Un año para revertir anulación del TPS? Comunidad salvadoreña enfatiza su valor en la economía

(Getty Images)

La comunidad salvadoreña aún no se da por vencida, después del golpe bajo sufrido con la anulación del Estatus de Protección Temporal (TPS) para más de 200 mil receptores.

Tanto en Estados Unidos como en El Salvador, prometen un año de lucha, hasta conseguir una reforma que les permita quedarse permanente en este país, mientras enfatizan sus contribuciones a nivel nacional.

El canciller de El Salvador, Hugo Martínez, dijo que el gobierno utilizará los próximos 18 meses de gracia, que la administración de Donald Trump les ha otorgado a los receptores, para presionar en Washington por una solución permanente.

Aunque el diplomático no dio detalles sobre la estrategia, enfatizó que el futuro tanto del gobierno salvadoreño como los beneficiarios del TPS es desafiante.

Anteriormente, el canciller había señalado que era difícil de que el TPS se mantuviera en pie, por lo que ahora se le apuesta a “una ley que salga antes que finalice la prórroga, para que los compatriotas se puedan acoger a esa ley y pasar de la situación de temporalidad, a la situación de residencia”, dijo Martínez.

Por su parte, activistas locales sostuvieron que es fundamental, durante este período, resaltar ante la Casa Blanca las contribuciones económicas que los salvadoreños han estado haciendo en este país.

El 88 por ciento de los salvadoreños con TPS trabajan y no califican para asistencia pública y casi un tercio paga una hipoteca, de acuerdo a La Coalición de Trabajadores Esenciales Inmigrantes (EWIC).

“Estos inmigrantes son personas muy trabajadoras que contribuyen a nuestra economía, a nuestras comunidades y a nuestras industrias”, señaló el EWIC.

De hecho, un estudio elaborado por el Center for Migration Research, en colaboración con Carecen y otras organizaciones, recientemente calculó que de no tener la contribución de esta comunidad amparada al TPS equivaldría a una pérdida de $31 mil millones en el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos durante un período de 10 años.

El activista Benjamín Zepeda, miembro del Sindicato Internacional de Trabajadores (SEIU), indica que si hay unión comunitaria y un movimiento constante, el TPS o alguna reforma similar, podría crearse dentro del tiempo estipulado.

“Aun tenemos un año más para seguir peleando, y creemos que todavía tenemos una oportunidad”, señaló Zepeda.

The National Hispanic Leadership Agenda (NHLA) agregó que de no crear un alivio en menos de 18 meses, miles del salvadoreños tendrían que escoger entre salir del país o permanecer indocumentados, además de separarse de sus familias y lastimar la economía.

“La administración de Trump en realidad está creando nuevos grupos de inmigrantes, a los que puede deportar para complacer a su base, mientras desvergonzadamente desgarra a las familias”, dijo Héctor Sánchez Barba, presidente de la NHLA y director ejecutivo del Consejo Laboral para el Avance de América Latina.

“La NHLA insta al Congreso a actuar y ayudar a salvar a estas personas de un destino incierto”, concluyó.


Anuncio