Trato inhumano reciben enfermos indocumentados en el Centro de Detención de Adelanto

Trato bestial reciben los enfermos indocumentados en el Centro de Detención de Adelanto

El Centro de Detención de Adelanto centro se encuentra bajo el ojo del huracán al exponerse que los enfermos mentales y deshabilitados son maltratados.

Una investigación de Disability Rights California (DRC), sostiene que las condiciones de detención de inmigrantes representan un riesgo extremo de daño para este sector.

Las personas que experimentan una crisis psiquiátrica a menudo se encuentran con spray de pimienta o aislamiento extremo en células de vigilancia de suicidio sombrío, subrayan los expertos sobre Adelanto, uno de los centros de detención de inmigrantes más grandes operado a nivel privado.

Al igual destacan que entre las casi 2,000 personas detenidas en este lugar en un día determinado, aproximadamente 300 de ellas tienen necesidades de tratamiento de salud mental, pero son ignorados.

El informe titulado "No hay seguridad aquí: Los peligros para las personas con enfermedades mentales y otras discapacidades en la detención de inmigrantes en el Centro de procesamiento de ICE Adelanto de GEO Group", siguió una investigación a fondo durante todo un año.

"Cuando las condiciones en un centro de detención se encuentran por debajo de los estándares legales y constitucionales aplicables, las personas con discapacidades son las que tienen más probabilidades de sufrir", dijo Aaron Fischer, abogado litigante del DRC.

"Los centros de detención de inmigrantes que funcionan como una cárcel no son una excepción", agrega.

Pilar González, abogada supervisora de DRC señala que la organización encontró que caso tras caso de solicitantes de asilo que habían sufrido una terrible violencia y persecución antes de llegar a este país, y cuya salud mental se deterioraron una vez que se encontraron en Adelanto.

"Las condiciones son increíblemente duras, y las personas se quedan sin el tratamiento que necesitan hasta que llegan a un momento de crisis: se autolesionan e incluso intentan ponerle fin a sus vidas", dice González.

Sin atención mental

Un hombre contó: “Si digo que me voy a lastimar, ¿por qué me roció con pimienta? ¿Por qué no tratas de ayudarme? ”.

Otro hombre recordó el trauma de haber sido retenido durante varios días bajo vigilancia suicida.

"Tengo miedo de que me envíen de vuelta a la sala del suicidio, no le digo al médico cómo me siento, digo que todo está bien porque no quiero volver", dijo. "Pero no puedo dormir, hay pesadillas y me estremezco. "No quiero hacer nada más que acostarme".

En el curso de su investigación, DRC descubrió que el Grupo GEO, el contratista privado de correcciones que posee y opera el Centro de Detención de Adelanto, subestima significativamente los datos sobre la cantidad de intentos de suicidio que ocurren en las instalaciones.

"Encontramos evidencia de que GEO Group ha definido 'intento de suicidio' de una manera que es inconsistente con la propia definición del gobierno federal. Eso significa que el Grupo GEO no está informando con precisión cuántas personas están realmente tratando de quitarse la vida ", explicó Fischer.

“Esto socava la supervisión pública y la rendición de cuentas. No puede redefinir su salida de lo que es una situación grave para muchas personas con un riesgo grave de daño".

Sin atención física

DRC describe varios casos en los que ICE y GEO Group no abordaron oportunamente las necesidades de tratamiento médico agudo y crónico.

Una mujer que ingresó en la custodia de ICE que necesitaba cirugía de cataratas no recibió cirugía ni ningún otro tratamiento durante un año completo de detención en Adelanto. Para cuando fue liberada, su visión se había deteriorado enormemente.

A otros detenidos se les han negado las adaptaciones razonables para sus discapacidades, desde un bastón andante para un ciego hasta la interpretación en lenguaje de señas para un hombre sordo.

"Cada persona en Adelanto es un detenido civil", dijo Richard Díaz, abogado de DRC.

“No están acusados ​​ni cumplen penas por ninguna infracción penal. La Constitución de Estados Unidos tiene claro que no deben estar sujetos a condiciones punitivas, y definitivamente deberían tener acceso a la atención médica y de salud mental que necesitan", agrega.

Adelanto ya está fichado

En octubre del año pasado, un reporte de la Oficina del Inspector general de Estados Unidos encontró que en el Centro de Detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) de la ciudad de Adelanto, se registraron actos irresponsables, según los estándares de la misma agencia.

El informe encontró orcas hechas con sabanas en los ventiladores de las celdas, segregaciones inefectivas, cuidado médico inoportuno, detenidos encadenados antes de haber sido culpados de actos prohibidos o violación de reglas y detenidos que perdieron varios dientes por caries.

California sufre problemas

El fiscal general Xabier Becerra reiteró días anteriores a este hallazgo que la falta de atención medica en por lo menos 10 centros de detención en California es visible, con inmigrantes detenidos que enfrentan largos períodos de confinamiento y poca atención médica.

Los informes, producidos por el fiscal y la auditora del estado de California, Elaine Howle, encontraron que la atención médica inadecuada, junto con otros riesgos para la salud y la seguridad, representaron un grave peligro para los detenidos, quienes permanecen un promedio de más de 50 días en los centros.

"Todos en este país tenemos derechos constitucionales, al igual que todos, siempre, desde niños a adultos, merecemos un trato humano", dijo Becerra.

Por su parte, los servicios de inmigración sostienen que están haciendo todo lo posible para servir a la gente.

El Servicio de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE) está comprometido a "garantizar que todos los detenidos reciban un trato humano y profesional", responde Lori Haley, vocera de la entidad, en una declaración escrita.

"La seguridad, los derechos y la salud de los detenidos bajo el cuidado de ICE son de suma importancia y todas las instalaciones de detención de ICE están sujetas a inspecciones estrictas y regulares", asevera.

En los últimos tres años, casi 75 mil detenidos inmigrantes fueron alojados en las 10 instalaciones de California.

En un segundo informe, igualmente condenatorio, el auditor estatal concluyó que las ciudades de California que tienen un contrato con ICE para alojar a inmigrantes detenidos, tampoco proporciona una supervisión adecuada, lo que pone en riesgo la salud y la seguridad de los detenidos.

El informe apunto a tres centros de detención como los peores: Adelanto, en Adelanto; Mesa Verde, en McFarland, y Regional Imperial, en Holtville.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°