Anuncio
Share

Todos los residentes deberían de ser tratados igual, sin importar el ingreso, la geografía, o la raza

Foto de archivo.

Foto de archivo.

El mes pasado hubo un gran incendio en una instalación de plásticos en Maywood, el cual se extendió a una planta de reciclaje provocando una explosión química masiva que emitió magnesio al igual que otros químicos al aire. Los residentes del área estaban aterrorizados, no solo por la estridente explosión, pero también por los peligros potenciales para la salud, muchos aun buscando garantías de que sus familias no tuvieran contaminación de plomo en sus cuerpos, a causa de una planta de baterías cercana Exide.

Aunque la explosión en Maywood emitió químicos peligrosos al aire, el DPH requirió un radio de evacuación de solamente un bloque cuadrado.

Desafortunadamente, muchos en nuestra comunidad supusieron que las autoridades no iban a hacer lo suficiente para prevenir los impactos potenciales a su salud derivados de la contaminación reciente. Estos eventos ambientales traumáticos en el sureste de Los Ángeles se han vuelto más comunes, y en comparación con otros incidentes ambientales que han sucedido recientemente en Los Ángeles, el Sureste ha recibido una cantidad muy mínima de asistencia y atención para asegurar su salud y seguridad.

Por ejemplo, cuando la fuga de gas en Aliso Canyon ocurrió en Porter Ranch, residentes y miembros de la comunidad hasta tan lejos como 5 millas de la fuga recibieron una cantidad significante de apoyo para prevenir problemas potenciales para la salud. Hubo numerosas conferencias de prensa, audiencias comunitarias y gubernamentales y estudios comisionados para crear conciencia y pedir cualquier acción necesaria. Además, el Condado requirió la reubicación voluntaria de un radio de 5 millas cuadradas para los residentes de Porter Ranch por causa de la fuga no peligrosa, y el Departamento de Salubridad Pública del Condado de Los Ángeles requirió que casi 35,000 hogares fueran limpiados en sus secuelas.

En contraste, las ciudades en el Sureste, como Maywood, han recibido pocas llamadas a acción en forma de audiencias, conferencias de prensa, o estudios, y aunque la explosión en Maywood emitió químicos peligrosos al aire, el DPH requirió un radio de evacuación de solamente un bloque cuadrado.

Ya basta. Las ciudades del Sureste han enfrentado demasiadas crisis químicas y ambientales en donde no se ha hecho nada o muy poco. Cada uno de estos eventos ha tenido un impacto tremendo en las comunidades locales, y mientras felicito a la Supervisora Hilda Solís por su acción rápida y reciente en pedir más apoyo en las ciudades afectadas, hay mucho más que se tiene que hacer en un nivel más grande.

Por lo tanto, el Condado debería de tener de hecho un sistema equitativo y estandarizado para ayudar a las comunidades en Los Ángeles que han sido afectadas negativamente por crisis ambientales, porque por el momento, el proceso es simplemente opaco e injusto. Protocolos necesitan ser transparentes y proveer a las comunidades con claridad en lo que garantizan proveer dependiendo del evento impactante. Sin eso, el Condado está tanteando en la orilla de la negligencia en lo que respecta a los eventos recientes que han impactado significativamente a los residentes en la Ciudad de Maywood.

Es hora de que el Condado de Los Ángeles clarifique esos protocolos y se comprometa al tratamiento justo de todos sus residentes para que podamos asegurarnos que todos los residentes sean tratados justamente sin importar ingreso, geografía, o raza.

Eddie De La Riva es un graduado de la Universidad de Los Ángeles, alcalde Interino de Maywood, y es hijo de padres inmigrantes de Zacatecas, México. Después de obtener una educación superior, regresó a su comunidad de Maywood en 2001 para apoyar a la comunidad en la cual creció.


Anuncio