Anuncio

Surgen cientos de litigios en contra de clínica que arriesgó la salud de varios niños

(Cortesia)

La pesadilla de varias familias tras enfermedades dentales de sus hijos aún no termina.

Docenas de padres se han unido a múltiples demandas contra una cadena dental, en donde surgió un brote bacteriano que dejó a decenas de menores hospitalizados con procedimientos que ni siquiera debían tener.

Algunos perdieron porciones de su mandíbula y dientes de adultos, y otros sufrieron pérdida de audición.

El brote fue trazado a un sistema de agua contaminada en la oficina dental de la ciudad de Anaheim hace unos meses.

Ahora unos 113 demandantes exigen que Children’s Dental Group, salga a dar la cara. Entre los recientes litigios se encuentran unos casos que lleva el abogado Dan Hodes.

“Esperamos que [el número] crezca a alrededor de 150'’, dijo Hodes.

Todos los casos se están consolidando e irán a juicio ante un juez del Tribunal Superior del Condado de Orange.

“La idea central del caso es que este fue un ejemplo de depredadores odontólogos”, sostuvo Hodes.

“Se trataba de un grupo dental corporativo que obligaba a sus cuotas de producción de dentistas, lo que a su vez hizo que esos dentistas hicieran cientos, si no miles, de procedimientos innecesarios del canal de la raíz del diente de leche, en gran parte por dinero’’, dijo.

Sin embargo, en respuesta a las demandas, el abogado John Kelly, quien representa a los acusados sostiene que están al tanto de todos los casos.

En el 2016, un brote de bacterias en el 2156 E. Lincoln Avenue, surgió en docenas de niños de edades comprendidas entre los dos y 11 años.

Funcionarios de la agencia de salud concluyeron que las bacterias provenían del sistema de agua de la oficina, por lo que obligaron a la clínica a instalar nuevas tuberías.

Para julio del 2017, la agencia informó que hubo 73 casos reclamados con 22 confirmados y 51 probables. Unos 72 de los pacientes fueron requeridos hospitalización.

“El problema es que la oficina dental tampoco desinfectó correctamente las líneas de agua, por lo que el líquido estaba contaminada con una bacteria mortal”, dijo Hodes.

Los niños infectados “sufrieron lesiones que alteraron su vida’’, dijo Hodes. Muchos ahora tienen un “miedo a los médicos y dentistas y un miedo a las agujas’’, dijo Hodes.

“Esto es algo serio para un niño. Esto no es lo que los niños debería atravesar en la infancia”, indica.

The Children’s Dental Group, que operaba nueve oficinas en el sur y el norte de California, ya no existe. El negocio fue vendido a otra cadena.

Se espera que una serie de demandas judiciales comiencen a ir a juicio a partir de enero 2020.


Anuncio