Anuncio
Share

Supervisores deciden convertir vertedero de basura en parque

El parque se encuentra rodeado por las comunidades de Whittier, San Gabriel River y Hacienda Heights.

El parque se encuentra rodeado por las comunidades de Whittier, San Gabriel River y Hacienda Heights.

(Cortesía)

La Junta de supervisores del condado de Los Ángeles aprobó la construcción de un parque en Puente Hills, en lo que era hace unos años el segundo vertedero más grande del país.

Para los residentes de la zona, al este del condado, la noticia suena agradable aunque no niegan que tienen miedo de que el lugar se encuentre contaminado aún cuando ha estado inactivo desde que se cerró en el 2013.

Sin embargo, para los planificadores del proyecto “se trata de convertir la basura en un tesoro”, sostiene John Wicker, director del Departamento de Parques y Recreaciones.

El plan maestro de 142 acres y justo a lado del Cementerio Rose Hills, tiene la meta de crear veredas para peatones, ciclistas, escaleras para escalar, espacio para correr, un parque para caninos, áreas para picnic y espacio de usos múltiples.

El nuevo parque podría satisfacer algunas de las necesidades de espacio verde en comunidades aledañas como Whittier, Hacienda Heights, La Puente, El Monte y West Covina.

Casi adivinando las preocupaciones de la comunidad, los supervisores Hilda Solís y Don Knabe han pedido un análisis ambiental a fondo para asegurar la construcción.

“Estoy emocionado por el apoyo abrumador de este proyecto que vale la pena para los residentes del condado”, dijo el supervisor Knabe.

Solís, por su parte, aseguró que para el condado las áreas recreativas son una parte importante de la vida de los residentes.

“Queremos proporcionar un destino regional único que abarque la accesibilidad, la seguridad, la naturaleza y la diversión para toda la familia”, dijo Solís.

No obstante, ya hay activistas locales que dicen que estarán pendientes a este desarrollo, ya que se planea en una zona que fue vertedero de basura.

“Hacer más parques es igual a tener más familias activas, tal vez con menos enfermedades y más opciones para salir a pasear en ambientes sanos y seguro, pero queremos que los funcionarios del condado de cercioren primero que la construcción es viable”, dice Susana Romero, activista local de El Monte.

Así también, sostiene Ramón Perez, residente de Whittier: “Si aprobación es inevitable, que también sea inevitable un estudio a la tierra para que sepamos que tan segura será para nuestras familias”.


Anuncio