Anuncio
Share

Soñaba ser locutor y la tenacidad lo llevó a la televisión nacional en EE.UU.

Bernardino Claros, director y fundador de Lo Nuestro, programa que se escucha en radio por internet y se ve en la televisión estadounidense por cable.

Bernardino Claros, director y fundador de Lo Nuestro, programa que se escucha en radio por internet y se ve en la televisión estadounidense por cable.

(Soudi Jiménez)

La aspiración de ese niño tímido y delgado, criado entre los cultivos de arroz, maíz y frijoles era ser locutor en su natal El Salvador, pero Bernardino Claros nunca imaginó que ese sueño se convertiría en realidad y menos aún, que el triunfo llegaría fuera del territorio centroamericano.

Claros es el director y fundador de Lo Nuestro, programa que se escucha en radio por internet y se ve en la televisión estadounidense por cable, cuya expansión incluye la incorporación del animador Renán Almendárez Coello, conocido como “El Cucuy”.

“Lo que hemos hecho es un milagro, siempre he creído que la originalidad y el servicio a los demás siempre se impone, los frutos se ven con el paso del tiempo”, aseguró el comunicador de 41 años de edad, oriundo de Joateca, Morazán.

En este municipio, ubicado a 77 millas al oriente de la capital salvadoreña, creció Claros junto a nueve hermanos. Su padre era un campesino y su madre ama de casa, quien deseaba que Bernardino fuera un soldador o un albañil.

“En mi infancia acostumbraba a usar una caja de fósforo como radio y actuaba como reportero”, rememoró el empresario que desde los 7 años se vio obligado a trabajar vendiendo naranjas y sandías en la calle para ayudar a sus padres.

Asimismo, laboró como chofer y socorrista en San Salvador, ciudad en donde se estableció su familia en 1981, después de que su padre y un hermano sobrevivieran a un secuestro, mientras su hermano Emilio fuera declarado desaparecido.

Durante seis años, fue el vocero de la Cruz Verde en donde atendía a los medios de comunicación, objetivo que no perdía de vista. Al radicarse en Los Ángeles, en 1997, incursionó en la construcción hasta que sufrió un accidente que dañó su ojo izquierdo.

“Hasta ahora no veo bien con ese ojo”, señaló Claros, detallando que el seguro de la compañía le pagó un curso de locución y también estudió actuación, preparándose para su nueva carrera profesional. “El accidente me abrió una oportunidad”.

Desde el 2003, cuando se creó el programa, contó con la colaboración de Francisco Martínez, locutor y editor de televisión. Se conocieron estudiando radiodifusión y ahora serán co-animadores en el “El Show del Cucuy de la Mañana”.

“Bernardino no tiene miedo al fracaso”, advirtió el locutor guatemalteco, “pero la clave de su éxito radica en las amistades que ha cultivado, lo apoyan y vienen en su rescate cuando les necesita, ya sea un empresario o un obrero de construcción”.

Este proyecto, desde sus comienzos, se enfocó en la cultura, tradiciones, valores e historias de migrantes salvadoreños, dándole espacio también a temas de interés de las comunidades centroamericanas y mexicana.

De la misma manera, el programa ha apoyando campañas humanitarias de diferentes organizaciones, en casos de niños con enfermedades, desastres naturales y en defensa de la causa pro-inmigrante, entre otras iniciativas.

“Lo que admiro de Bernardino es que no distingue colores ni se fija quien gana en lo que hace. Él es alguien que busca sobresalir pero ayudando a los demás”, valoró Óscar Gil, presidente del Desfile de la Independencia de El Salvador.

En el 2012, Lo Nuestro se convirtió en señal de radio; asimismo, comenzó a llegar a todo Estados Unidos, Canadá, el Caribe y España por medio de la señal del cable, crecimiento que Almendárez Coello vio como una oportunidad para sumar fuerzas.

“Ahora se ampliará la señal y vamos a llegar a más audiencia”, aseveró “El Cucuy”, destacando que Claros “es un gran tipo, siempre está ayudando a la comunidad al igual que yo, eso es lo que me animó a integrarme a Lo Nuestro”.

En la actualidad, en este programa hay ocho empleados y varios voluntarios. Cada mes, se tiene que tener a la mano un presupuesto de 30,000 dólares para salarios, renta de oficinas y costos de producción, entre otros gastos fijos.

Para cubrir esos costos, en este momento hay alrededor de 15 patrocinadores, algunos de ellos están desde que se creó el programa. Ahora, muchos llegan solos, contrario al principio que Claros tenía que andar vendiendo la publicidad.

“Si haces bien, van a llegar más personas que hacen bien. Por eso creo que estamos en crecimiento, las piezas se han ido acomodando solas”, concluyó el empresario, cuyas oficinas están ampliándose cada vez más para sumar a nuevos miembros del equipo.

EL DATO
PROGRAMA LO NUESTRO
Sitio web: lonuestrotvradio.com
Teléfono: 323-481-4690


Anuncio