Anuncio
Share

Hasta 20 meses para hacerse ciudadanos. Activistas exigen respuesta a los retrasos

(Getty Images)

En los últimos meses, algunos residentes permanentes legales han estado esperando hasta 20 meses para procesar sus solicitudes de ciudadanía. La pregunta de varios activistas es cuál es la razón de este retraso cuando el proceso nunca ha durado más de cinco meses en completarse.

Para descubrir qué es lo que está ocurriendo detrás de estos retrasos, varias organizaciones han presentado una solicitud de Ley de Libertad de Información (FOIA) ante el Servicio de Ciudadanía e Inmigración Estados Unidos (USCIS) para encontrar la razón de la demora en los procesos.

Según la coalición, compuesta por grupos como el National Partnership for New Americans (NPNA), UnidosUS y el Center for Human Rights and Constitutional Law (CHRCL), desde enero de 2016, los retrasos ha aumentado en más del 93 por ciento.

Solo en el último trimestre de este año fiscal, la cartera de pedidos aumentó en 23,952 solicitudes, alcanzando el número actual de 753,352 solicitudes.

Al ritmo actual, USCIS tardaría más de 25 años en volver al nivel donde se encontraba durante la administración del ex presidente Barack Obama de 380,639 solicitudes en el 2015, y eso no supone nuevas aplicaciones, señala la coalición.

“La adjudicación de las solicitudes de ciudadanía debe ser oportuna, justa y equitativa, y tenemos la intención de hacer que USCIS sea plenamente responsable de su desempeño”, dijo Janet Murguía, presidenta y directora general de UnidosUS.

“Exigimos una explicación del crecimiento inaceptable de los atrasos de la ciudadanía y los tiempos de procesamiento. Los contribuyentes que pagan 725 por una solicitud de ciudadanía tienen todo el derecho a esperar que su gobierno brinde un servicio oportuno y efectivo”, añadió.

Josh Hoyt, director ejecutivo de NPNA, aseveró que USCIS ha ayudado al presidente Trump “a crear un segundo muro con este retraso y está impidiendo que los inmigrantes legales elegibles se naturalicen”.

La solicitud de FOIA se produce después de una carta enviada la semana pasada por los alcaldes de EE.UU. al director de USCIS, Frank Cissna, exigiéndole que aborde la acumulación de naturalizaciones y reduzca los tiempos de espera. La solicitud también se produce un mes después de que más de 50 representantes políticos enviaran una carta al USCIS para analizar el retraso.

Según la coalición, representada también por Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA) y OneAmerica, los retrasos afectan principalmente a 15 ciudades a través de todo el país.

Por ejemplo, la ciudad de Nueva York tiene un atraso de 81,206 solicitudes; Houston tiene un retraso de 42,34 mientras Dallas tiene un retraso de 38,094 solicitudes.

Asimismo, San Francisco cuenta un retraso de 27,481 solicitudes, Chicago tiene un retraso de 27,238 mientras Newark tiene un retraso de 26,146 solicitudes y Atlanta de 21,006.

El condado de Los Ángeles no se queda atrás, con atrasos hasta de 17.570 solicitudes y la ciudad de Los Ángeles con 16.614.

Para los activistas, no existe línea gris para las excusas, Ben Monterroso, director ejecutivo de Mi Familia Vota y parte de la coalcion, sostiene que este retraso “simplemente es inaceptable”.

“USCIS debe ser más responsable ante el público al que sirve y los valores que supuestamente promueve”.

Por ahora, CHRCL servirá como una representación legal para NPNA y sus organizaciones socias que son parte de la Campaña del Segundo Muro para ayudar a eliminar los obstáculos al proceso de naturalización. En caso de que la agencia federal demore o se niegue de manera ilegal a responder a la FOIA, las organizaciones tienen la total intención de emprender acciones legales.

“La política de la administración Trump de crear obstáculos innecesarios para que los inmigrantes se conviertan en ciudadanos estadounidenses es ilegal e intolerable. Es una forma no muy bien camuflada de supresión de votantes. Los documentos internos que ahora buscamos bajo la Ley de Libertad de Información arrojarán luz sobre esta ilegalidad”, dijo Peter Schey, de CHRCL.

Entre otras ciudades más afectadas se encuentran:

  • Baltimore con 20,485 solicitudes;
  • Seattle con 18.707 solicitudes;
  • Miami con 17.955 solicitudes;
  • Filadelfia con 17,336 solicitudes;
  • St. Paul con 16.762 solicitudes;
  • El Distrito de Columbia con 16,564 solicitudes

CASA, Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC) y Michigan United también forman parte del movimiento.


Anuncio