Anuncio
Share

Sheriff de Los Ángeles bajo vigilancia de comité contra el abuso y la brutalidad

El nuevo comité tiene la tarea de promover transparencia en el trabajo de los agentes de la ley y restaurar la confianza pública.

El nuevo comité tiene la tarea de promover transparencia en el trabajo de los agentes de la ley y restaurar la confianza pública.

(Los Angeles Times)

Es oficial, la junta de supervisores del condado de Los Ángeles establece un panel civil de nueve miembros y un director ejecutivo para vigilar la conducta del Departamento del Sheriff, todo esto tras acusaciones de brutalidad policial y poca transparencia en el manejo de sus cárceles.

A cada uno de los voluntarios se le requiere invertir de 20 a 25 horas por semana dentro del comité. Además, tienen que completar un curso de entrenamiento en armas de fuego, tácticas de defensa, técnicas de mediación y leyes criminales, según los reglamentos.

El nuevo comité tiene la tarea de promover transparencia en el trabajo de los agentes de la ley y restaurar la confianza del público.

Para formar parte de este equipo, los comisionados tienen como requisito ser residentes del Condado de Los Ángeles durante su voluntariado y no pueden estar implicados en ningún litigio activo contra el condado así como no pueden estar al servicio de ninguna otra agencia policial.

El supervisor Mark Ridley-Thomas, autor principal de la creación del comité, sostiene que “la comunidad civil debe de jugar un papel crítico en hacer que la agencia se desempeñe en los estándares más altos de la ley”.

“Con la comisión, el público tendrá un foro dedicado a promover la responsabilidad y construir una asociación con el Departamento del Sheriff (LASD), la Oficina del Inspector General y la Junta de Supervisores”, añade Ridley-Thomas.

La última vez que se emitió un informe de las cárceles del condado, fue hace cuatro años por la Comisión Ciudadana sobre la Violencia Carcelaria, la cual votó a favor de la creación de un Pánel de supervisión en diciembre de 2014. Los esfuerzos anteriores para integrar el panel no tuvieron frutos hasta que las supervisoras Sheila Kuehl e Hilda Solís se unieron a la junta.

Jim McDonnell, jefe del Sheriff, sostiene que espera trabajar de cerca con la comisión.

“En LASD entendemos que parar construir nuestras relaciones con la comunidad, también debemos construir credibilidad… Seremos más fuertes, más efectivos y mejor vistos al darle la bienvenida a los ojos que nos van a ver desde fuera”, agrego McDonnell.

La comisión incluye juristas, ex funcionarios de la ley, activistas de los derechos civiles, líderes religiosos y un defensor de las víctimas de la violencia. Sin embargo, algunos activistas resaltaron su preocupación debido a que algunos miembros trabajaron en la aplicación de la ley anteriormente y a que el equipo no incluye suficiente gente de diferentes grupos étnicos.

“Las opciones resaltan la preocupación acerca de cómo atraer a la comunidad a la mesa, sostuvo Mark-Anthony Johnson, miembro de Coalition to End Sheriff Violence.

Dentro de esta comisión solamente hay un latino y no hay miembros de la comunidad asiática.


Anuncio