Anuncio
Share

Sentencian a 15 años a miembros de una poderosa pandilla de Los Ángeles

Un hispano miembro de una poderosa pandilla de las cárceles e identificado como el jefe de la pandilla "El Monte Flores" y otro líder de esa organización fueron sentenciados a 15 años de prisión cada uno por concierto para delinquir, anunció hoy la fiscalía del distrito Central de California.

Un hispano miembro de una poderosa pandilla de las cárceles e identificado como el jefe de la pandilla “El Monte Flores” y otro líder de esa organización fueron sentenciados a 15 años de prisión cada uno por concierto para delinquir, anunció hoy la fiscalía del distrito Central de California.

(youtube)

Un hispano miembro de una poderosa pandilla de las cárceles e identificado como el jefe de la pandilla “El Monte Flores” y otro líder de esa organización fueron sentenciados a 15 años de prisión cada uno por concierto para delinquir, anunció hoy la fiscalía del distrito Central de California.

La fiscal de distrito, Eileen Decker, informó hoy que fueron condenados James “Chemo” Gutiérrez, de 53 años de edad y Kenneth Cofer, de 37, Así como un tercer miembro llamado John Rivera, de 54 años, quien recibió 11 años de sentencia.

“Hemos asegurado largos términos de prisión para miembros claves de una de las más antiguas pandillas del condado de Los Ángeles, luego de utilizar el estatuto federal del crimen organizado para desmantelar la estructura de liderazgo de la organización”, aseguró hoy Decker.

En un acuerdo establecido con la corte, Gutiérrez, miembro de “La Mafia Mexicana”, reconoció su responsabilidad al recibir regularmente las extorsiones - como una especie de impuestos- de individuos que trafican drogas en los vecindarios dominados por “El Monte Flores”.

El pandillero hispano igualmente declaró que “sabía que los traficantes de narcóticos sufrirían ataques violentos si no pagaban las extorsiones a la pandilla”, y aceptó su culpa en la autorización de un ataque contra un miembro de una pandilla rival.

Cofer, por su parte aceptó que “manejó y supervisó las actividades de extorsión y tráfico de drogas y dirigió la utilización de violencia” en nombre de la organización delictiva.

Ambos delincuentes admitieron su responsabilidad en el uso de la violencia para cobrar extorsiones de distribuidores de drogas y vendedores de documentos falsos, en el centro comercial Crawford’s Plaza en El Monte al este de Los Ángeles.

Rivera, se había declarado culpable en diciembre de 2015 de conspirar para violar la ley Contra el Crimen Organizado (RICO) y de participar en la distribución de narcóticos.


Anuncio