Anuncio
Share

De no llegar a un acuerdo, amenazan con huelga los 400 trabajadores de Overhill Farms

(Selene Rivera)

El mensaje es claro y fuerte, si las empacadoras de comida de Overhill Farms no les otorgan mejores planes de salud a sus aproximadamente 400 trabajadores, los trabajadores se van a huelga.

Los trabajadores, miembros del Sindicato de Trabajadores Unidos de la Industria de Alimentos y el Comercio (UFCW) Local 770, tienen el apoyo de la Federación del Trabajo del Condado de Los Ángeles para autorizar la huelga contra la compañía.

La huelga se impulsará si para este primero de marzo no hay un acuerdo de beneficios.

El contrato entre Overhill y los trabajadores de dos plantas procesadoras de comida, venció el 22 de septiembre del 2017, pero las negociaciones fueron retrasadas, y hasta ahora no hay nada sobre la mesa para protegerlos, dijo Rigoberto Valdez, vicepresidente UFCW, local 770.

La mayoría de empleados de Overhill son trabajadores inmigrantes de bajos ingresos, en busca de un contrato sindical justo, que incluya salarios dignos, beneficios médicos económicos, respeto y dignidad.

Los beneficios médicos son una prioridad para los trabajadores de Overhill, ya que el actual plan de salud es sumamente caro e incluso ha llevado a algunos trabajadores a quedar a deber el pago por servicios médicos, señaló Valdez.

“Por su parte, la empresa continúa negándose a negociar un contrato justo”, agregó el líder sindical.

Hasta el momento, las empacadoras de Overhill Farms no han ofrecido una declaración pública, pero el sindicato ha presentado cargos de prácticas laborales injustas (ULP’s), alegando que la compañía violó los derechos de los trabajadores federalmente protegidos.

La autorización de huelga, sin embargo, significa que otros 300 sindicatos que forman parte de la federación se mantendrán en solidaridad con los trabajadores de Overhill Farms.

El presidente de la Federación del Trabajo del Condado de Los Ángeles, Rusty Hicks, enviará una carta a Overhill Farms informándoles de la autorización de huelga.

La Federación representa a más de 300 sindicatos y a 800,000 trabajadores en todo el condado de L.A.

“Es muy difícil para nosotros los trabajadores de Overhill tener un plan de salud económico. Muchos de nosotros tenemos deducciones y copagos muy altos”, dijo Hilda Morales, quien ha trabajado para la compañía por 17 años.

“Nuestros planes médicos actuales no cubren muchos tratamientos médicos dejándonos con pagos muy altos”, añadió Morales.

“Esto nos pone en una situación en la que tenemos que decidir si acudimos al doctor, o sacrificamos nuestra salud y la de nuestra familia, para poder cubrir otros gastos”, subrayó la trabadora.

Asimismo, Enrique Contreras, otro trabajador en el área de envíos, dice que un seguro médico aumentaría la calidad de vida de muchos trabajadores y sus familias.

“En mi caso hace unos meses fui al doctor, escuché a unos compañeros decir que un chequeo regular costaba hasta 300 dólares sin el seguro, y entonces decidí no hacérmelo por temor a que me cobraran”, manifestó Contreras.

Añadió, además, que otros de sus compañeros de trabajo “inclusive los han enviado a colección por no poder pagar las facturas del seguro médico. Estas compañías pueden darnos los beneficios que tenemos porque tienen dinero. No estamos pidiendo mucho, solo lo que es justo”.

Overhill Farms es propiedad de una de las familias más ricas del mundo, enfatiza el sindicato.

En el 2016 Bellisio Foods, la compañía matriz de Overhill, fue comprada por CPF, una empresa con sede en Tailandia con un valor de más de 5 mil millones de dólares.

La compañía, con sede en Vernon, California es un líder fabricante por pedidos de comida congelada preparada de alta calidad, ofrece sus productos a los sectores de clientes minoristas de reconocidas marcas y la industria de servicios de comida.

Algunos de los clientes de esta empresa son Panda Express, Pinnacle Foods, Bolder Brands y Eating Well, entre otras.

“Este es un paso importante porque lleva el mensaje a todos los trabajadores latinos que se encuentran en la misma situación”, dijo Valdez

“Necesitamos pelear para obtener beneficios justos. Y necesitamos que los empleadores paguen su parte. Si estamos aquí para darles ganancias como trabajadores, ellos también deben de regresarnos un poco de nuestro esfuerzo”, concluyó el líder sindical.


Anuncio