Anuncio
Share

Se propaga la varicela entre inmigrantes detenidos en un centro en Victorville

(Los Angeles Times)

La varicela se extiende entre los inmigrantes detenidos alojados en una prisión de Victorille, con hasta la mitad de la población en cuarentena.

La Unión de Libertades Civiles Estadounidense (ACLU), junto con otros grupos que han demandado a las autoridades federales por las detenciones, aseguran que por lo menos unos 1,000 inmigrantes viven en la prisión con falta de atención médica y salud mental.

Algunos casos de sarna y varicela se habían reportado, pero la cifra ha llegado a más.

Por su parte, el sindicato que representa a los funcionarios de prisiones dice que no hay suficiente personal, incluidos los trabajadores de la salud, para atender a los detenidos.

Los abogados ACLU obtuvieron una orden judicial temporal en junio, lo que les permitió visitar a los detenidos y realizar presentaciones para informarles sobre sus derechos legales.

Sin embargo, ahora esto no es posible debido a que casi la mitad de esta población se encuentra en cuarentena.

Meeth Soni, miembro de Inmigrant Defenders, sostiene que las suspensiones se han hecho “durante la última semana” debido al brote.

Los funcionarios de la Oficina Federal de Prisiones no comentaron sobre los problemas de salud en curso, citando la demanda en pie.

John Kostelnik, quien encabeza el Local 3969 de la Federación Estadounidense de Empleados del Gobierno que representa a los guardias, confirma la cuarentena, agregando que no todos tienen varicela, pero que están en observación por haber sido expuestos.

“La varicela está fuera de control en este momento”, dice Kostelnik.

Margot Mendelson, abogada de Prison Law Office, un centro legal de derechos carcelarios con sede en Berkeley, sostiene que el gobierno federal está encerrando innecesariamente a estas personas en una prisión federal de seguridad media.

“Las está privando de las necesidades humanas básicas, como atención médica, alimentos y luz solar”, asegura Mendelson.

La demanda alega que los detenidos que intentan buscar ayuda médica a menudo son castigados y están encerrados en celdas durante la mayor parte del día y toda la noche.

Ningún proveedor de servicios de salud los ha evaluado, les ha preguntado si tienen tendencias suicidas o intentaron ayudarlos a sobrellevar un trauma subyacente, que ha llevado a muchos de ellos a buscar asilo en este país, sostiene la querella.

Los activistas exigen ahora que los detenidos sean liberados, pero no ha habido respuesta de las autoridades.


Anuncio