Anuncio
Share

California se convierte en ‘santuario’; activistas dicen que ‘no hay que bajar la guardia’

(AP)

Tras la promulgación de California como “estado santuario” para inmigrantes, los activistas le piden a la comunidad estar en guardia, porque aseguran que la lucha no termina.

De acuerdo a la ley, que entra en vigor el 1 de enero de 2018, ni las agencias locales de la policía ni el sheriff podrá preguntarle a las personas sobre su estatus migratorio en país.

Asimismo, las agencias de la ley tampoco podrán utilizar sus recursos para aplicar las leyes migratorias.

No obstante, aun hay mucho por hacer en el estado donde viven unos 2.3 millones de inmigrantes indocumentos, recalcó Ángela Sanbrano, directora de Red Mexicana de Organizaciones y Líderes Migrantes.

“Tener una ley que protege a la comunidad inmigrante indocumentada es muy importante porque protege su derecho al debido proceso”, dijo la activista.

“Sin embargo, al aprobarse la Ley Santuario los gobiernos locales deben de asegurarse de educar a sus respectivos agentes policiales, los mismo políticos deben conocer cómo funciona la ley y capacitar a sus trabajadores, maestros y empleados estatales para que funcione la ley”, dice Sanbrano.

De igual forma, sostiene subraya la activista que “la comunidad debe saber que la ley existe para ejercerla, ya que habrá quienes aún les pidan identificarse”.

Aunado al esfuerzo de la educación, se suma el esfuerzo por continuar luchando por este sector a nivel nacional.

“Estamos contentos y celebrando que en California no nos hemos equivocado en elegir como nuestro senador a Kevin de León [quien es autor de la ley]”, manifestó Raúl Murillo, presidente de Hermandad Mexicana Nacional.

“Ahora, con la firma del gobernador Jerry Brown nuestro estado le pone un alto al racismo y las políticas anti inmigrantes que lastiman nuestra economía”, agregó. “Pero la lucha no termina, aun no estamos viendo la luz a final del túnel”.

Murillo considera que todavía hay muchos estados retrógrados que continúan atacando a los inmigrantes como Texas, el cual aprobó la Ley SB-4 que sanciona a los gobiernos locales y universidades que no cooperen con las autoridades federales de inmigración.

El mensaje del activista para la comunidad es que empuje a los miembros del Congreso y que ayuden a los inmigrantes.

Los defensores de los inmigrantes se mantienen en pie de lucha, a raíz de que el gobierno de Donald Trump dijo que la Ley Santuario hará a California un estado peligroso.

El estado “ahora ha creado leyes para comprometerse a devolver a los extranjeros criminales a las calles, lo que socava al orden público, la seguridad nacional y la aplicación de las leyes”, dijo Devin O’Malley, portavoz del Departamento de Justicia, en un comunicado.

Por su parte, el senador Kevin De León agregó que la ley “pondrá un gran tapón a la maquinaria de deportación perversa e inhumana de Trump”.

Dentro de la medida, los policías y agentes del sheriff, incluyendo los que trabajan en las cárceles, podrán seguir colaborando con las autoridades federales de inmigración si es que una persona ha sido declarada culpable de alguno de los 800 delitos en su lista, principalmente delitos graves.

Samuel Molina, director de Mi Familia Vota de California, añadió que el gobernador Brown está mostrando al resto de la nación cómo lograr “un equilibrio inteligente” entre mantener a las comunidades seguras, mientras no recurra a “las políticas odiosas adoptadas por el gobierno de Trump”.

“Este es un gran día para todos los californianos a regocijarse, ya que los inmigrantes pueden descansar un poco más fácil, sabiendo que nuestro gran estado de California está con ellos”, dijo Molina.

“La SB-54 no es el último paso en nuestra lucha por la justicia, pero en California, es un gran paso adelante”, enfatizó.


Anuncio