Salvadoreños en L.A. buscan del futuro presidente apoyo al regresar y abogacía migratoria

Salvadoreños en LA buscan del futuro presidente apoyo al regresar y abogacía migratoria

Los ojos de la comunidad salvadoreña en Estados Unidos están puestos en las elecciones presidenciales de ese país, al perfilarse un candidato “outsider” en medio de un partido derechista y otro izquierdista, que han regido juntos 30 años sin mayores cambios.

Sin embargo, esto no significa que cualquiera que llegue a la presidencia tendrá el trabajo fácil, sostiene la comunidad cuzcatleca en el exterior.

El nuevo presidente enfrenta desafíos como el de mejorar la economía del país, disminuir las tazas de desempleo, ofrecerle más oportunidades a los emprendedores de abrir sus negocios y hasta disminuir el crimen, y por supuesto, abogacía de asistencia de estatus legal para los migrantes en Estados Unidos.

Leticia Martínez, residente de Los Ángeles, tiene sus esperanzas puestas en el candidato Nayib Bukele, afiliado al partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA).

“Hemos visto que los otros dos partidos, la Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) no han logrado ningún cambio mayúsculo en los años de oportunidades que han tenido”, dice Martínez.  

“Bukele podría ser un gobierno del que esperamos cumpla en mejorar la economía de nuestro país. Nadie se viene a Estados Unidos y deja a su familia entre la delincuencia por gusto. Esperamos que Bukele levante al pueblo”, señala Martínez.

Actualmente, El Salvador se posiciona como el segundo país con más desempleo en Centroamérica, con una tasa de crecimiento tan lenta de alrededor del 1% desde el 2015, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De hacerse realidad lo que vaticinan la mayoría de las encuestas, Bukele, de 37 años  de edad, se convertiría en el presidente más joven de ese país.

No obstante, tendría que hacerle frente “a la criminalidad, especialmente con las pandillas”, afirma Manny Contreras, residente angelino.

La tasa homicidios en El Salvador llegó a 22.7 por cada 100,000 habitantes en los primeros cinco meses del 2018, sufriendo un incremento del 5.7% en los asesinatos.

“Sabemos oficialmente que esa alza en homicidios son atribuidas a las pandillas que se pelean territorios y encima siembran el temor en la comunidad, extorsionan y chantajean a nuestras familias. La pregunta es cuál es el plan del próximo presidente”, dice Contreras.

Para Salvador Ríos, residente del condado de Orange, lo primordial es el empuje del nuevo presidente para resolver los problemas legales de los salvadoreños en Estados Unidos, para que estos continúen aportando con remesas a sus seres queridos.

“La vida de más de 200 mil salvadoreños está en una cuerda floja con la cancelación del TPS,  y ahora una ayuda ‘temporal’ que ha bloqueado esa cancelación. Ningún presidente da la cara por nosotros a pesar de ser grandes aportadores a la economía. El nuevo presidente tendrá mucho por hacer para apoyarnos nuestra estadía en este país”, agrega.

Por ejemplo, las remesas que recibió El Salvador entre enero y octubre de 2018 sumaron 4,504 millones de dólares, de acuerdo al Banco Central de Reserva. La entidad detalló que las remesas familiares, fueron principalmente de Estados Unidos.

La comunidad opina:

Sifredo Solís: Estamos pendientes al frene de la corrupción y robo que existe en el gobierno. La creación de empleos y el trabajo individuo en mejorar los problemas económicos y sociales que pasan allá.

Alfredo Arias: Lo que nos afecta aquí, afecta allá y viceversa. Queremos la disminución de la delincuencia y que el nuevo gobierno siente bases para que los salvadoreños en el exterior, podamos abrir nuestros negocios en El Salvador cuando decidamos mudarnos a nuestro país, sin miedo a la extorsión o la criminalidad de las pandillas.  

Jorge Carías: El sentido común nos lleva a pedir que el nuevo gobierno busque una vía de asegurar nuestra estancia y estabilidad en Estados Unidos.  Creo es tiempo que haya un paso más allá del TPS. Claro, eso no depende directamente del nuevo gobierno, pero no he visto que gobiernos anteriores aboguen porque la situación aquí cambie. El apoyo de los consulados a la población creo también tiene mucho que mejorar en la creación de programas de capacitación y/o educación para pequeños empresarios que estén tratando de abrir camino acá en Estados Unidos.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°