Anuncio
Share

Salvadoreños en EEUU celebran que podrán votar por diputados y alcaldes en una lucha que continúa

Los migrantes cuzcatlecos podrán elegir y ser electos a un cargo público sin importar el lugar de residencia, así dicta la sentencia de la CSJ.

Los migrantes cuzcatlecos podrán elegir y ser electos a un cargo público sin importar el lugar de residencia, así dicta la sentencia de la CSJ.

(Facebook TSE)

La sentencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador que aprueba el derecho al voto de los migrantes en el exterior, para elegir diputados y alcaldes, es celebrado por la comunidad cuzcatleca en Estados Unidos como un logro que reivindica sus derechos.

La Sala de lo Constitucional notificó a los demandantes que la diáspora salvadoreña no solo podrá votar, sino que también podrán ser electos en cargos públicos, derecho que se podrá ejercer en los próximos comicios legislativos y municipales programados para el 2018.

“Aunque hayamos salido del país, nuestra familia sigue residiendo en El Salvador y nosotros podemos ser parte del cambio en la política”, reaccionó Julia Franco, de 30 años de edad, quien dejó esa nación centroamericana en el 2011. “Me interesa votar porque sigo siendo salvadoreña”.

Este es un triunfo histórico, aseguró Salvador Sanabria, director ejecutivo de la organización angelina El Rescate, porque la sentencia judicial permitirá corregir la “omisión” de los legisladores de ese país al negarles el derecho de participación política a la diáspora cuzcatleca.

“La justicia tarda, pero llega”, indicó el activista.

El 18 de diciembre de 2012, Sanabria junto a Eduardo Salvador Escobar, José Ramón Villalta y René Landaverde Hernández, firmaron y entregaron la demanda a la CSJ alegando que los diputados no habían desarrollado las garantías para el ejercicio del sufragio activo y pasivo.

“Aunque hayamos salido del país, nuestra familia sigue residiendo en El Salvador y nosotros podemos ser parte del cambio en la política”.

Julia Franco

Como reacción a la admisión del escrito, en enero de 2013 los legisladores aprobaron una ley especial que abrió las puertas para que los migrantes votaran por primera vez desde el exterior, disposición que se aplicó en los comicios presidenciales del 2 de febrero de 2014.

“Esta sentencia pone al desnudo la hipocresía de la clase política dominante de todos los colores y sabores”, manifestó el líder comunitario. “Aquí se reivindica esa lucha y el derecho por el que hemos estado peleando, ahora los legisladores están obligados a corregir su plana y hacerla bien”.

El Tribunal, en su sentencia, plantea que los migrantes deben ser considerados “como miembros de la comunidad salvadoreña y como políticamente iguales”; por lo tanto, el estatus de ciudadano se conserva con independencia del lugar en donde residan.

“Dentro o fuera del territorio nacional, la nacionalidad salvadoreña se conserva, y por ende, la titularidad al derecho al sufragio. Ambos derechos fundamentales, no se pierden por el hecho de la migración”, reza el escrito de la Sala de lo Constitucional.

“El Estado, en consecuencia, debe garantizar el ejercicio pleno de ese derecho político, en toda circunstancia”, añade la sentencia.

Los demandantes presentaron la querella ante la CSJ en diciembre de 2012, el fallo a favor fue emitido el 23 de diciembre de 2016.

Los demandantes presentaron la querella ante la CSJ en diciembre de 2012, el fallo a favor fue emitido el 23 de diciembre de 2016.

(Facebook)

En consecuencia, la CSJ estableció que la Asamblea Legislativa deberá emitir la legislación electoral pertinente o adecuar la ya existente, a más tardar el 31 de julio de 2017, para regular los procedimientos y condiciones que sean necesarias para los salvadoreños en el exterior.

A juicio de José Artiga, director ejecutivo de la Fundación Share, el reto ahora es empujar para que se amplíe el presupuesto de promoción, se facilite el trámite para obtener el Documento Único de Identidad (DUI) y el empadronamiento electoral.

Esta organización, ubicada en la Área de la Bahía de San Francisco, está preparando a una treintena de mujeres y jóvenes que puedan aspirar a los puestos de concejales, alcaldes y diputados en las próximas elecciones en El Salvador.

“Estos espacios hay que pelearlos porque hay gente que está muy arraigada; no solo se trata de elegir, hay que llevar gente con ideas nuevas”, indicó Artiga.

De acuerdo al Censo, en el 2013 vivían en Estados Unidos 1.9 millones de personas de ascendencia salvadoreña, siendo los condados más poblados por esta comunidad: Los Ángeles (354,000); Harris, Texas (123,000); Montgomery, Maryland (52,000) y Suffolk, Nueva York (52,000).

La organización de las elecciones recae en el Tribunal Supremo Electoral (TSE), siendo en ese caso los consulados la contraparte para implementar las disposiciones; en principio, la cónsul en L.A., María Mercedes López, asegura que no hay ninguna notificación oficial por parte del gobierno.

“Aparte de la decisión política, el problema más grande es toda la parte logística”, comentó la funcionaria consular.

En los comicios del 2014, los migrantes participaron por medio del voto postal, siendo uno de los problemas el corto tiempo para documentarse y la limitada campaña de divulgación.

Según el TSE, ese evento electoral se inscribieron 10,337 votantes desde el exterior, siendo 9,635 de ellos residentes en Estados Unidos. En la segunda vuelta, cuando resultó ganador Salvador Sánchez Cerén solo votaron 2,706 personas, de ellos 372 votos fueron impugnados, nulos o abstensiones.


Anuncio